Protesta pone en riesgo operación de planta de gas

Protesta pone en riesgo operación de planta de gas

Comunidades indígenas reclaman recuperación de predios.

notitle
08 de junio 2016 , 09:58 p. m.

Diez días completa este jueves el bloqueo que alrededor de 300 miembros de la comunidad indígena U’wa y el pueblo Barí mantienen en la planta de gas en Gibraltar, ubicada en zona rural de Toledo, Norte de Santander.

La situación ha imposibilitado la salida de esa zona de 20 empleados de la estatal Ecopetrol, quienes el viernes pasado debían hacer un cambio de turno, pero no han podido.

Así lo advirtió la petrolera, la cual señaló que adicional a la interrupción para el ingreso a la planta, los manifestantes impiden la entrada de víveres, alimentos y suministros para sus trabajadores, al igual que actividades de transporte terrestre y helicoportadas.

Solo la noche del martes, tras la mediación de la Defensoría del Pueblo, fue autorizado el paso de suministros para los empleados que permanecen en la planta.

Aunque el despacho de gas desde la planta en Gibraltar ha sido normal, el bloqueo puede poner en riesgo el suministro de gas domiciliario para la capital santandereana, Bucaramanga, y los cascos urbanos de Toledo, Labateca, Silos y Chitagá, en Norte de Santander.

Los indígenas, según lo expuesto en un comunicado, señalan que con la protesta se ha iniciado la recuperación de las fincas Santa Rita, Bella Vista y Vega Rica, “invadidas por Ecopetrol” a través de su proyecto de explotación de Gas Gibraltar y gasoducto Transoriente, ubicado en territorio de propiedad colectiva de los u'was.

Bladimir Moreno, presidente de Asouwa, señaló que esa comunidad tiene a su nombre la escritura pública que establece la propiedad sobre esos predios.

“La posición es que vamos a retomar nuevamente y vamos a arreglar esas fincas para un proyecto productivo”, dijo Moreno.

Así mismo, los indígenas exigen el cumplimiento de los acuerdos pactados en mayo del 2014 con el Gobierno Nacional, entre estos el reconocimiento de títulos coloniales, el saneamiento del resguardo unido U’wa, el resarcimiento por dos billones de pesos por concepto de la deuda histórica y el enterramiento, por parte de Ecopetrol, del oleoducto Caño Limón-Coveñas a la altura de la vereda La China, en Toledo. Ese último compromiso, según informó la petrolera, ya está en marcha desde hace un mes.

La estatal petrolera ha aclarado que la planta de Gibraltar, la cual produce cerca de 38 millones de pies cúbicos diarios de gas, está por fuera del resguardo indígena. Adicionalmente, como medida preventiva, Ecopetrol reforzó la seguridad y activó su plan de contingencia en la planta de bombeo del oleoducto Caño Limón- Coveñas en Samoré y Cubará, ante las advertencias de un posible bloqueo a sus instalaciones.

La empresa puso en conocimiento de las autoridades locales y nacionales estos hechos, con el fin de que intervengan para resolver lo más pronto posible la situación, y así evitar impactos en la población.

Los miembros de las comunidades indígenas han solicitado un encuentro con funcionarios del alto Gobierno para darle salida a la situación.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.