El fado, una música sin edad ni calendario

El fado, una música sin edad ni calendario

La cantante Carminho encabeza el segundo Festival de Fado, que comienza este jueves en Bogotá.

notitle
08 de junio 2016 , 06:27 p. m.

Así como le ocurría a la cumbia en su natal Colombia, hubo una época en la que el fado era considerado en su propio Portugal como una ‘música de viejitos’. No despertaba ese encanto en nuevas generaciones que logra hoy, cuando se ha vuelto un espíritu global, el canto de las saudades.

De esa transformación fue testigo desde que era una niña Maria do Carmo Carvalho Rebelo de Andrade, hoy la cantante Carminho, una de las principales nuevas exponentes del género y quien hace parte del segundo Festival de Fado en Bogotá, que se celebra desde este jueves y hasta el sábado.

“Cuando tenía 12 años, me encantaba cantar porque mi madre es cantante –la reconocida Teresa Siqueira–, pero en la escuela a mis amigos no les parecía cool (chévere), me decían que me gustaba la música de sus abuelos, sentí una represión a ese estilo. Pero seguí amando con mucha fuerza la cultura de mi casa, cantando y enamorándome cada vez más del fado, y un día empezó a ponerse de moda, personas jóvenes empezaron a escuchar y a cantar. Este fenómeno se extendió a otros lugares del mundo, es la música que representa el alma de un pueblo”, dice Carminho, hoy de 31 años.

Aunque su viaje sonoro como profesional del fado desde 2009 le ha abierto las puertas para permearlo de jazz, de pop y de rock pero también graba con el formato convencional del género, Carminho no está de acuerdo con que se le llame ‘nuevo fado’ a una música que ya no le pertenece a una época específica.

“No me identifico con esa denominación, pues fado es fado. Es una música urbana de raíz que va caminando con el tiempo y que traduce el tiempo de las personas que viven actualmente en Portugal. Siempre va caminando y es de ciclos, unos mejores, otros no, pero tiene una evolución natural”, sostiene la cantante.

“No soy una ‘revivalista’ de un estilo musical antiguo que está 50 años atrás, porque habla de las cosas de hoy”, agrega.

Carminho explica que el fado no se transmite por una escuela sino “por las personas mayores que nos enseñan, es de padres a hijos; tuve la suerte de tener a mi madre, que hacía noches de fado en casa, ella me enseñaba los poemas que me funcionaban muy bien para mi edad, pero aprender a interpretar con sentimiento y con verdad, ese era el secreto”, cuenta la cantante.

También recuerda que su madre les ponía fado a ella y a sus tres hermanos en el carro desde muy pequeños para que no pelearan. “No sabía que sería mi profesión, lo entendí luego de viajar de mochilera por el mundo un año: esa sería mi vocación”.

Hay una trilogía de álbumes en la carrera de Carminho que parecen dibujar la raíz de todo: Fado, de 2009; Alma, de 2012, y Canto, de 2014. Tres palabras contundentes. Hay en ellos también música del Brasil, a través de las letras de Chico Buarque, Vinicius de Moraes y Milton Nascimento. Con este ha compartido escenarios y grabaron Alma, en donde también participó Caetano Veloso.

Pero también ha tenido viajes a través del pop, en una colaboración con el español Pablo Alborán que se llamó Perdóname.

Ahora emprenderá un proyecto en el que grabará canciones de Tom Jobim gracias a una invitación del hijo y del nieto del compositor brasileño, comenta la cantante.

Carminho se presentará en el Teatro Mayor el día sábado 11 de junio, el tercer recital del festival que comienza este jueves con una casa de fados (concierto de Marco Rodrigues y Luísa Rocha), y mañana con el guitarrista Luís Guerreiro.

Las casas de fados son una forma en que se desenvuelven los recitales del género, en que los cantantes usualmente se involucran con el público, interpretan sus canciones desde el mismo nivel de la gente, a manera de tertulia, y dan gusto a peticiones del público.

La receptividad al género portugués, que promovió Carlos Saura, sigue creciendo: este festival llega a su segunda edición. Más información en festivalfadobogota.com.

CARLOS SOLANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.