La palma de aceite seca y contamina los Montes de María

La palma de aceite seca y contamina los Montes de María

El principal cuerpo de agua de la región está en manos del empresario palmicultor Carlos Murgas.

08 de junio 2016 , 05:09 p.m.

 La represa de Arroyo Grande, en Los Montes de María, es el punto donde confluyen los municipios de San Onofre (Sucre) y Carmen de Bolívar, Maríalabaja y San Jacinto y más abajo San Juan Nepomuceno, en la represa de Matuya, (departamento de Bolívar).

Estas dos grandes represas, que rebosan sus aguas una en otra cuando están muy llenas, han sido el escenario ambiental más importante para la región y la principal fuente para el desarrollo de la agricultura.

Sin embargo, desde el año 2008 las comunidades de la región vienen denunciando las afectaciones ambientales producidas por los monocultivos de palma de aceite.

"La región está invadida por el cultivo de palma de aceite, donde los empresarios no miran las consecuencias nefastas para el agua que causan los abonos y químicos. La piña es otro monocultivo que está arrasando con la tierra y el agua”, denuncia Cledis Muñoz, agricultor carmero.

La represa de Arroyo Grande tiene un área de unas 1.240 hectáreas, en su nivel normal de agua, pero hoy ha bajado 10 metros de nivel, lo que ha favorecido la mortandad de peces. Además, denuncia le gente de la región, los palmicultores meten maquinaria para la deforestación de miles de hectáreas, posteriormente entregadas a los monocultivos.

“El área de protección de la ciénaga estaba delimitado por mojones para proteger las tierras fértiles y defender la zona campesina, y apartar la zona de protección costera de la represa, pero está también ha sido invadida por los monocultivos de palma de aceite”, dice Carmen Olaya, habitante de Maríalabaja.

Para el zar de la palma

“Hay una gran planta extractora que está montada a orilla de la carretera entre los municipios de Maríalabaja y San Onofre y que vierte desechos tóxicos, que son residuos de los fungicidas de las plantaciones, a la ciénaga”, sostiene Carmelo Rodríguez, líder campesino.

Hoy el principal cuerpo de agua de esta región lo administra la asociación de usuarios del distrito de riego llamada ‘Uso María’, pero a la cabeza está el empresario palmicultor Carlos Murgas, llamado el zar de la palmicultura, y por lo tanto el agua solo está disponible para las haciendas Aguas Blancas y las Flores, cuyas grandes extensiones de tierra están destinadas al cultivo de la palma, que surten a grandes firmas productoras de aceite que operan en Barranquilla.

No obstante, aún quedan pequeños grupos de campesinos que luchan por mantener la seguridad agroalimentaria de sus comunidades.

Ante la inoperancia y mediocridad de Cardique y de las entidades nacionales ambientales, según estas comunidades, ellas hicieron un documental donde retratan la realidad que hoy vive la agricultura en Los Montes de María y los crímenes ambientales que recaen sobre los cuerpos de agua.

John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.