Meluk le cuenta... (De la superioridad absoluta al aguante)

Meluk le cuenta... (De la superioridad absoluta al aguante)

Con el 2-0 al hombro, Colombia se vio superada en el segundo tiempo contra Paraguay.

notitle
08 de junio 2016 , 12:24 a.m.

Jugó James (¡porque juega hasta cojo, como lo dijo él mismo al final del triunfo!), después de que todos juraron y aseguraron que no lo haría por la lesión en el hombro izquierdo que lo sacó del partido contra Estados Unidos.

Pero el goleador del Mundial, el símbolo de esta Selección Colombia, nuestro ‘Messi’, nuestro ‘Cristiano’, se apretó el brazalete de capitán en el brazo izquierdo (¡en el mismo adolorido!) y se echó el equipo al hombro en el triunfo 2-1 de este martes sobre Paraguay, y clasificó a los cuartos de final de la Copa América del Centenario.

James fue el líder de un equipo que en el primer tiempo fue dominador claro. Superior y punto. Autoritario. Balón, terreno, actitud e iniciativa. Todo de Colombia. Y también amarró a Paraguay con una pequeña variante táctica: esta vez jugó 4-1-4-1, con Daniel Torres (¡de gran noche!) entre defensas y volantes, y con Sebastián Pérez al lado de James. Táctica, estrategia y actitud. ¡Y Fútbol, claro! Gol rápido de Bacca a los 12 minutos (córner y cabezazo) y gol de James (¡el que juega con un hombro menos y hasta cojo, carajo!) a los 30 minutos, tras lucha intensa de Bacca y Cardona. Golazo con celebración efusiva y alarido furioso de gol con un madrazo tan, pero tan... ¡Tan colombiano!

Paraguay llegó tres veces. Dos pelotas quietas de costado (una, jugada de gol anulada por fuera de juego y otra que pasó muy cerca) y un bombazo de tiro libre frontal que reventó en el horizontal.

Pero el segundo tiempo fue otro. De la superioridad absoluta, al aguante. Con el 2-0 al hombro, Colombia se vio superada por una Paraguay que se jugaba todo al empate (no tenía otra), y fundamentalmente gracias al ingreso de Ayala, que se apoderó de la pelota y marcó el ritmo del partido.

Mientras más crecía Paraguay, más se notaban las fallas de Cuadrado, que no daba pie con bola; más se notaba la falta de marca de Pérez, más se notaba la pérdida de control de juego. Ospina, entonces, empezó a volar de palo a palo (¡sen-sa-ci-o-nal!) y el equipo, a sufrir. La entrada de Celis –que marcó poquito, para qué–, con la idea de amarrar el cinturón de seguridad en la mitad, falló. Otra vez al 4-2-3-1 y a un 4-4-1-1 amontonado y sufrido y rechazador. Y sobre el final, un tiro de Cardona en el palo y una llegada de Bacca pudieron acabar la angustia.

Ganó Colombia, clasificó Colombia y estuvo James, que jugó con un hombro remendado... ¡y hasta cojo!

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.