James superó su dolor y comandó el triunfo de Colombia

James superó su dolor y comandó el triunfo de Colombia

El capitán de la Selección anotó el segundo gol y llevó las riendas del partido.

notitle
07 de junio 2016 , 11:48 p. m.

Figura, líder, alma, eso es lo que es James Rodríguez en la Selección Colombia. Y el ‘10’ lo demostró, una vez más, en el triunfo 2-1 de la ‘tricolor’ sobre Paraguay. ¡Qué jugador es el cucuteño!

Su entrega contagia. Su amor por la camiseta de su país es incomparable, pareciera que ni él mismo lo mide. Su juego ilumina al equipo. Y, aunque el fútbol es un deporte de conjunto y ningún jugador es indispensable, James demuestra que es irremplazable en su aporte, como lo aseguró Pékerman el lunes pasado.

Su inclusión en el once titular que enfrentó a la ‘albirroja’, este martes en el estadio Rose Bowl, de Pasadena, en la segunda fecha del grupo A de la Copa América Centenario, generó diversas opiniones, por la lesión que sufrió en el hombro izquierdo el sábado pasado contra Estados Unidos. Sin embargo, por lo mostrado en el campo, fue una decisión acertada de parte del DT argentino.

A Rodríguez se le vio entero. Su recuperación fue veloz y el miedo por recaer en el golpe no lo acompañó en el partido. Empezó moviéndose por la izquierda, dando pases rápidos. Poco a poco, se fue tomando confianza y el campo de juego pareció el patio de su casa: ¡apareció en todos los sectores!

Metió pases, se asoció, realizó un túnel y siempre tuvo el arco contrario entre ojos. Remató desviado al minuto 9 y al 12, le puso el balón en la cabeza a Bacca para el 1-0 a favor de Colombia.

El momento de máximo éxtasis fue al minuto 30. James recibió un pase luchado de Edwin Cardona y remató cruzado desde la izquierda: el balón entró al pórtico de Justo Villar y la felicidad se apoderó del ‘10’, quien corrió, se abrazó con sus compañeros, con Pékerman, y, con el escudo de la Selección en sus manos y arrodillado, gritó su anotación con mucha emotividad.

En el resto del juego, el capitán se vio seguro en sus entregas y siempre intentando generar peligro en el área rival. Al igual que todo el equipo, por momentos James levantó el pie al acelerador, pero cada vez que quiso, en sus pies nacieron varias opciones que, desafortunadamente, no terminaron en gol.

Su entrega y sus ganas de jugar y de estar con la ‘tricolor’ son admirables, no las oculta. Jugadores así, con sentido de pertenencia, son quienes marcan la diferencia. Y James sí que se hace esencial en el equipo de José Néstor Pékerman.

“Hicimos un partido bueno, tuvimos una gran actuación. Yo con la Selección juego hasta cojo, siempre quiero estar. Estoy feliz y quiero ayudar, esta vez se dio con gol”, dijo Rodríguez al final del compromiso.

Redacción Futbolred

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.