Perú sigue en vilo por reñido conteo electoral

Perú sigue en vilo por reñido conteo electoral

Diferencia a favor de Kuczynski es de 0,24 puntos. Faltan actas de votación en el exterior.

notitle
07 de junio 2016 , 08:33 p.m.

La incertidumbre por el resultado de la elección presidencial en Perú aumentaba este martes mientras la ventaja del veterano economista Pedro Pablo Kuczynski sobre Keiko Fujimori, la hija de un expresidente preso, se mantenía en décimas.

Con el 98,49 por ciento de los votos contabilizados, Kuczynski obtenía un 50,12 y Fujimori, un 49,87 por ciento, una diferencia de apenas 0,24 puntos porcentuales o 42.278 votos, dijo el organismo electoral peruano (Onpe) en su última actualización de datos.

En los comicios más cerrados del país minero en las últimas cinco décadas, todavía estaban en juego unos 172.000 votos que provienen en su mayoría de zonas remotas de Perú y de actas de votaciones en el exterior, que según el mismo Onpe debían llegar este miércoles en la noche de Hamburgo. (Lea también: Economía, el principal desafío para el próximo presidente de Perú)

Además hay otros 300.000 votos cuestionados por las agrupaciones de ambos candidatos que estaban siendo revisados por las autoridades, quienes aseguraron que los resultados finales se conocerían el fin de semana.

Nosotros pedimos tranquilidad a la espera de los resultados finales”, dijo el jefe del organismo electoral, Mariano Cucho. “Estamos trabajando desde un punto técnico y responsable”.

Decenas de simpatizantes de Kuczynski y Fujimori, con banderolas alusivas a sus respectivos partidos, se apostaron en la noche de este martes por segundo día consecutivo frente al ente electoral en una vigilia a la espera de los resultados oficiales que determinen quién será el nuevo presidente del país.

En la primera ronda electoral de abril, Fujimori ganó la votación del exterior con casi el doble (42 por ciento) de sufragios frente a Kuczynski. Sin embargo, para esta definición el exbanquero recibió el apoyo de casi todos los excandidatos presidenciales, incluida la izquierdista Verónika Mendoza. (Además: La elección presidencial peruana más apretada de los últimos años)

“Somos optimistas”, dijo Kuczynski a periodistas mientras se dirigía al gimnasio en un barrio residencial de Lima.

Kuczynski, un exministro de Economía de 77 años, había ganado terreno en los últimos días con promesas de respetar la democracia y acelerar la expansión de la economía. Pero también recibió un impulso al ser considerado por distintas agrupaciones políticas como la última oportunidad para detener el avance de la hija mayor del expresidente Alberto Fujimori al poder. Con la carga de su apellido, Fujimori, de 41 años, ha sido blanco de protestas de muchos peruanos que no olvidan el autoritarismo de su padre, condenado a prisión por abusos a los derechos humanos y corrupción durante su década en el poder.

Ambos candidatos prometieron durante la campaña electoral que mantendrán el modelo económico de libre mercado que hasta hace unos años hizo crecer al país mucho más rápido que a otros vecinos latinoamericanos. Por eso, los mercados financieros han permanecido tranquilos. En los cuarteles de ambos candidatos se respiraba optimismo. Los equipos de campaña se reunieron para analizar el avance de la votación.

“Creemos que (la diferencia) se va a ampliar ligeramente, pero esperamos por respeto a las normas la información a la Onpe. Estamos confiados esperando el resultado final”, dijo a periodistas el candidato a la primera vicepresidencia de Kuczynski, Martín Vizcarra. (También: 'Kuczynski tendría que llegar a un acuerdo con el fujimorismo')

Sería la bancada más débil de un próximo gobernante, no visto en los últimos cuatro gobiernos”, dijo Eduardo Ferrero, exministro de Comercio Exterior y analista político. Aunque muchos creen que el ‘Gringo’ es demasiado mayor para gobernar, es uno de los pocos políticos importantes en Perú que no ha estado envuelto en escándalos de corrupción y eso también parece haber jugado a su favor.

A diferencia de su cruzada anterior por llegar al poder, Fujimori esta vez intentó alejarse de su padre, que pese a todo aún es elogiado por muchos por haber acabado con la guerrilla de izquierda y sentado las bases para la expansión económica.

REUTERS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.