Heladio y la San Martín

Heladio y la San Martín

No puedo dejar que muera mi condiscípulo porque no tenga quien abogue por él.

notitle
07 de junio 2016 , 07:34 p.m.

Tantos poetas se me han muerto en los últimos tiempos a los que no he consignado la última despedida, como suele decirse, referente a esas loas fúnebres que hacemos a los amigos cuando ya no las necesitan. Desde que plantaba mis primeros pinos literarios en el inolvidable Santa Librada College, no dejaba pasar la muerte de un plumífero sin la despedida debida. Hasta la graduación en el 59 de 60 bachilleres, menos la mía pues no recibí el diploma por descuidar las asignaturas y dedicarme a las notas fúnebres. Al menos una docena de amados poetas tengo en capilla.

Entre los compañeros bachilleres, a quien recuerdo con más cariño es a Heladio Valencia, bajito y más bien feíto, quien por medio siglo estuvo encargado de coordinar las calendas celebratorias. Supimos que a su regreso de Nueva York, en 1980, donde cursó biofísica y física nuclear, había ingresado como fundador y profesor de la Universidad San Martín y lo supusimos convertido en un potentado. En estos días, condiscípulos que ven por él me dijeron que estaba en situación deplorable. Tomo el teléfono para saludarlo antes de comenzar mi sarta de réquiems.

–Hola, querido Heladio, ¿cómo te baila?

–Me baila un cáncer 'of the ilium', que ataca el intestino grueso y delgado. Comencé a perder peso, a sentir cansancio y fatiga con el simple caminar. Me dieron el diagnóstico el 13 de febrero. Su origen fue la crisis emocional y depresiva que experimenté como consecuencia de la cesación de labores a que me lanzó el Ministerio de Educación, que ahora regenta la Fundación Universitaria San Martín, sin motivo y sin carta de despido, después de la crisis financiera precipitada por los directivos. Nadie me da razón de por qué no se me volvió a consignar mi pago mensual desde agosto del 2014.

–Recuerdo que por esa fecha estalló el escándalo. Que Claudia López denunció que esa era una universidad de garaje y que los ministros anteriores que se negaron a investigar e intervenir tendrían que responder por complicidad. La ministra Parody se apresuró a prometer que tomaría prontas cartas en el asunto.

–A esta crisis dio lugar la excesiva codicia de Mariano Alvear, antiguo presidente del Plenum. Pero, más aún, el desgreño con que el Estado colombiano manejó este sórdido caso, que fue por muchos años conocido y en el que hubo funcionarios de gobierno que aceptaron sobornos del entonces todopoderoso Mariano Alvear.

–Es una de las defraudaciones más vergonzosas, con los empleados, los profesores, los estudiantes, y contigo, querido amigo. Pero parece que el Estado en vez de resarcirte te tiene más clavado.

–Se me deben 640 millones de pesos no solo por salarios, sino por prestaciones desde 1980, a pesar de haberlas solicitado aún en vida de Mariano Alvear. –Quien ahora paga cadena perpetua en el más allá.

–Las posibilidades de recuperar ese dinero son pocas, por las características de los equipos de funcionarios que asignan para regentar una universidad intervenida.

–¿Y cómo te sientes para seguir luchando?

–Hace 3 meses fui operado. Estoy cumpliendo los tratamientos de rigor. Además de los lógicos temores que me acompañan, el mayor es el de mi seguridad médica, pues cada vez son más precarios los recursos económicos con que cuento. Sobrevivo gracias a la colaboración de mi esposa. En todo caso, no me considero fuera de la universidad puesto que nadie me ha pasado una carta que así lo confirme.

Los muertos pueden esperar. Lo que no puedo es dejar que muera mi condiscípulo porque no tenga quien abogue por él. Y que se vaya maldiciendo al Estado que lo dejó morir robándolo. Respetada ministra Gina Parody, por lo que más quiera, en nombre de los poetas vivos y muertos, pónganos bolas.


Jotamario Arbeláez

jmarioster@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.