Ellas, viringas en su noche feliz

Ellas, viringas en su noche feliz

Nunca antes había visto a 2.897 mujeres tan felices por estar desnudas en el frío bogotano.

notitle
07 de junio 2016 , 06:22 p. m.

Nunca antes como ahora la guerrilla había guardado su tonito belicoso y triunfalista. Nunca antes un Presidente de Colombia había sido invitado a dormir en la alcoba vecina a la de Su Majestad la reina de Inglaterra. Nunca antes habíamos rezado por el hombro del futbolero James Rodríguez. Nunca antes habían visto mis ojitos a 2.897 mujeres tan felices por estar desnudas o viringas en el frío bogotano, frente al Capitolio, el ‘templo de la democracia’.

El fotógrafo estadounidense Spencer Tunick exigió que ellos y ellas estuvieran sin ropa, sin siquiera el escapulario de la medallita de la Virgen Milagrosa. El desnudo es altísimo arte desde los tiempos de Bernini y Miguel Ángel. Por eso, para la revista Soho aceptamos posarle, muy viringuitos, a Carlos Duque, docenas de varones poco estéticos y bellísimas mujeres.

Y es muy doloroso que una bravísima señora desnudara cruelmente, por trinos y televisión, a un jovencito desnutrido que quiso robarle el bolso. Viva el desnudo, por eso en Yarumal, Antioquia, el alcalde montó una empelotada general como homenaje a La maja desnuda y a Goya, su genio-pintor. En Bogotá, en el Museo Botero, hay óleos de bellas mujeres desnudas, gordas y seductoras. Visítenlo.

Aleluya, Colombia es noticia mundial porque en Bogotá 2.897 mujeres y 2.915 hombres vivieron su noche feliz, viringos y viringas. Para la intellectualité local fue una noche chic, civilizada. Desde un ventanal a 97 metros, vi el espectáculo; no me desnudé, fijo me ganaría un griponón por embelequero. Valientes ellos, y más valientes las 2.897 mujeres que se desnudaron. Valientes porque desafiaron el frío y el regaño de las tías católicas alineadas en el Opus Dei. Muy guapas porque retaron a los 177 playboys fugados del ‘Bronx’ que en la plaza estuvieron buscando novia.

Atérrense: en Moscú, Nueva York y Tokio aplauden que miles de hombres y mujeres se empelotaran en Bogotá sin cobrar un dólar. Lo hicieron por amor al arte y como rechazo a los anarquistas y huelguistas que bloquean las carreteras. Que vengan más noches bogotanas con viringos y viringas, vendrían miles de turistas mujeres, digamos las diosas del siglo 21: Julia Roberts, Sofía Vergara y Kim Bassinger. Con ese encanto, Bogotá sería más seductora y potencia turística mundial. Buenas-buenas.


Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.