Gachancipá, ejemplo de cómo gestionar recursos por plusvalía

Gachancipá, ejemplo de cómo gestionar recursos por plusvalía

Con habilitación de suelo para zonas francas ha recibido más de $ 13.000 millones.

notitle
06 de junio 2016 , 09:18 p. m.

La óptima gestión del suelo, estipulada en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), les permite a los municipios mejorar la captación de recursos e incluir ingresos como el de la plusvalía, para invertirlos en nuevas obras.

Esto es lo que revelan las cifras del Departamento Nacional de Planeación (DNP), que destaca a Gachancipá como uno de los municipios que más ha recibido ingresos por plusvalía en Cundinamarca, durante los últimos años.

Entre el 2010 y 2014, de los $ 21.880 millones de ingresos corrientes que tuvo el municipio, el 67 por ciento han estado asociados a uso de suelo.

Por predial, que corresponde a un ingreso tributario (proveniente de los impuestos), se han recogido $ 1.121 millones, lo que equivale al 5,1 por ciento. Mientras que por plusvalía (ganancias adicionales por el manejo de activos del municipio como las tierras) los recursos superan los $ 13.557 millones, según la Dirección de Desarrollo Territorial Sostenible, de Planeación Nacional.

Los beneficios

Según explicó Diana Muñoz, gerente del programa de POT de Planeación Nacional, “la plusvalía es un elemento de captura de valor. Se genera cuando se cambia el uso de suelo de una zona. Al hacerlo puede aumentar su avalúo y se puede desarrollar”.

Por ejemplo, explica Muñoz, “tenemos un predio de vivienda que vale 50 pesos, pero se le cambia el uso de suelo para comercio y queda avaluado en 100. Esa ganancia se debe dividir en 50 por ciento para el municipio y el otro 50 para el dueño del bien”.

Agregó que cada municipio, a través de un decreto, reglamenta cómo se realiza el cálculo de ese aumento, y para hacerlo deben tener un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) actualizado, que clarifique las zonas de uso de suelo.

“Aunque esta no es la única manera en que se puede obtener plusvalía. También se puede hacer por edificabilidad. Es decir, permitir construcciones de más pisos”, aclaró Muñoz.

Así las cosas, cuando los municipios aplican esta adición, el recaudo de recursos aumenta, lo que trae beneficios para los territorios, dado que ese dinero se puede reinvertir en obras de infraestructura, proyectos de vivienda, entre otros.

¿Cómo lo lograron?

En Gachancipá se realizó una actualización al POT, la cual se aprobó en el año 2009. “Dentro de los ajustes que se presentaron estuvo el cambio de uso de suelo de algunos puntos. Se establecieron zonas que se determinaron como industriales. Pasaron de ser rurales a suburbanas”, explicó Jaime García, secretario de Planeación del municipio.

Esto habilitó 466 hectáreas (el 10,78 por ciento del municipio) para desarrollar zonas francas. De las obras que se desarrollaron en estos puntos, o de las reventas de lotes, el municipio recibió unos rubros que hoy superan los $ 13.000 millones.

Estos recursos fueron destinados a un fondo especial, para ser reinvertido en “mejoramientos de obras, en infraestructura, vivienda, entre otros”, señaló García.

Una de las recomendaciones que dio Diana Muñoz, de Planeación, es que “el mensaje no es que cambien el uso del suelo porque sí, sino que se les invita a pensar en las dinámicas del municipio, para tener zonas especializadas como zonas francas o zonas comerciales, entre otras”, concluyó.

CUNDINAMARCA
Correo: miccru@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.