Secciones
Síguenos en:
Cuando la historia se olvida...

Cuando la historia se olvida...

Brasil ahora no tiene el talento. Por eso, su selección está como está.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de junio 2016 , 07:42 p. m.

Final del Brasil 0, Ecuador 0, en una decepcionante, otra más, presentación del pentacampeón del mundo. Renato Augusto, mediocampista brasileño que juega en el Beijing Gouan, en la liga de China, se acerca al micrófono y dice, sin pena, sin miedo y sin pereza: “Le sacamos un empate al líder de la eliminatoria”.

Esa declaración puede resumir perfectamente la actualidad del fútbol brasileño. El respeto por la historia de la camiseta parece haberse perdido. Y no solo de los rivales, sino también dentro del equipo. ¿O con qué cara sale un jugador de Brasil a celebrar un empate con Ecuador, por más que Ecuador haya progresado muchísimo? Por si acaso, hoy, Brasil no iría a Rusia.

Algo pasa con el talento en Brasil. Aparte de Neymar, más conocido que cualquiera de los 23 que integran la lista de Dunga en la Copa América Centenario y quien no fue convocado para ver si puede estar en los Olímpicos, donde Brasil espera, por fin, romper la mala racha y colgarse el oro, ¿cuál es el talentoso, el jugador diferente, el futbolista por el que uno pagaría una boleta para ir a verlo? Todos son del estilo de su técnico, luchadores, correlones, pero hasta ahí... Ejemplos: Luiz Gustavo, Philippe Coutinho, Willian...

Tan grave está la cosa en Brasil de la mitad de la cancha hacia adelante que Dunga recurrió en la eliminatoria a Ricardo Oliveira, un delantero que ya anda por los 36 años y está de regreso en el Santos después de una larguísima carrera en España, Italia y Emiratos Árabes. Y a la Copa no lo llevó. Y además, Dunga terminó reencauchando a Kaká, que, para completar, se le lesionó antes de comenzar el torneo. El que fuera figura del Milán ya tiene 34 y está en la MLS.

Es tal la falta de talento en el fútbol brasileño, o lo mal que lo están trabajando, que si uno revisa las nóminas de los equipos que juegan el Brasileirao, buena parte de las figuras de ataque son extranjeros. São Paulo, que jugará la semifinal de la Libertadores frente a Nacional, además de técnico extranjero (Edgardo Bauza), tiene a Jonathan Calleri, goleador de la Copa, y a Ricardo Centurión. Todos son argentinos.

En Corinthians se destaca un paraguayo, Ángel Romero. En Gremio, un ecuatoriano, Míller Bolaños. En Palmeiras, otro paraguayo, Lucas Barrios. En Atlético Mineiro, otro ecuatoriano, Juan Manuel Cazares y el argentino Lucas Pratto. En Flamengo, el argentino Federico Mancuello y el peruano Paolo Guerrero. En Cruzeiro, el argentino Sánchez Miño y el colombiano Duvier Riascos, que acababa de quedar campeón carioca con Vasco da Gama. Y en el Internacional de Porto Alegre acaban de contratar al venezolano Luis Manuel Seijas.

Uno puede decir que el tema es de los equipos grandes. Pero en otros no tan grandes pasa lo mismo. Sport Recife tiene al chileno Mark González y al costarricense Rodney Wallace. En Figueirense, el ‘10’ es el colombiano Michael Ortega... Brasil ahora importa el talento que no tiene. Por eso, su selección está como está. Y celebra un empate con Ecuador.

El torneo de Ascencio...

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
@josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.