Un par de ángeles restaurados

Un par de ángeles restaurados

'Dos ángeles y medio' por fin podrá ser vista el próximo 6 de agosto en Señal Colombia.

03 de junio 2016 , 08:37 p. m.

Los ojos del veterano actor Gustavo Corredor se aguaron la semana pasada cuando reconoció su propio rostro, hace 58 años, como uno de los niños protagonistas de la película 'Dos ángeles y medio', filmada en 1958.

Corredor asistió a la premier, en la embajada de Ecuador en Bogotá, como el único sobreviviente conocido de una cinta que debe haber convocado a más de dos ángeles, pues milagrosamente fue recuperada y restaurada gracias a un convenio de la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano con entidades cinematográficas del país vecino.

El director ecuatoriano Demetrio Aguilera Malta falleció poco después de la filmación y su cinta nunca pudo ver la luz en Colombia. Quedó en propiedad de Inravisión, la autoridad de la naciente televisión en el país, y cuando esta se acabó, los 18 rollos vírgenes durmieron el sueño de los justos en los archivos del sistema de medios públicos de Colombia, RTVC.

Por una serie de casualidades, los técnicos de Señal Memoria, de RTVC, encontraron la película y cotejaron el parecido del pequeño actor de mediados de los 50 con su hijo de hoy, amigo de alguno de ellos. Finalmente, con el apoyo del Ministerio de Cultura y de las organizaciones mencionadas, la historia recibió una segunda oportunidad sobre la tierra: 'Dos ángeles y medio' por fin podrá ser vista el próximo 6 de agosto en Señal Colombia.

Se estrenará en una fecha emblemática, la del cumpleaños de Bogotá, pues es una historia urbana, que transcurre en el barrio Santa Ana, en el centro de la capital y en otros sectores populares. Es todo un fresco de lo que fue la ciudad hace más de medio siglo.

Más allá del final feliz de este guion increíble, el relato ofrece lecciones sobre el cine nacional. En primer lugar, la necesidad de preservar la memoria cinematográfica del país, en cabeza de entidades como la Fundación Patrimonio Fílmico y Señal Memoria.

Y, también, el valor de inventariar nuestros archivos audiovisuales, donde seguramente reposan otros tesoros que nos pueden ayudar a entender nuestra historia. Tesoros que, como esta película, no pueden quedar solo al cuidado de su propio ángel de la guarda.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.