Secciones
Síguenos en:
Las Farc, en paseo de olla

Las Farc, en paseo de olla

La reconciliación es larga. No será fácil, pues hay odio y polarización; pero hay que empezar ya.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2016 , 07:45 p. m.

Diversas reacciones produjo el especial de este diario, el miércoles pasado, que fue hasta los campamentos de las Farc en las selvas del Yarí, en el Meta.

A los guerrilleros siempre los hemos visto de camuflado, con mirada medio salvaje, huidiza, con caras de escasez de máquinas de afeitar, y con el dedo en el gatillo, como decía una gata golosa. O en carreras, o custodiando secuestrados, o escoltando un ‘feje’, o incendiando tractomulas, los mulas.

En la foto de primera página, dos jóvenes guerrilleros en fuego amigo, ella sobre las piernas de él, en el piso; él, sin camisa y con el arma aceitada, pero colgada en un palo, parecían querer mostrar que ya se hace el amor y no la guerra. Que los tiros son los de Cupido.

Pero muchos se ofendieron. Hay que entender que, especialmente para las víctimas directas de esa guerrilla, no es fácil verlos relajados, sin la presión de nuestro Ejército, más bien como en un paseo de olla, bañándose, o tomando clases, haciendo planes para su vida ‘en traje de civil’, como dijo un expresidente senador. No lo nombro porque se ofenden sus seguidores, pero blanco es, berraco se pone. Para ser justos, es el que más duro les dio a ‘la Far’. Seguramente, en parte por la llave Santos-Uribe, hemos llegado a estar ad portas de la firma en La Habana. Cosa grande, caballero.

El posconflicto no será fácil, pues hay odio y polarización. Por eso hubo fuego cruzado en las redes. Los enemigos del proceso repetían que “los bandidos no van a terminar en la cárcel, sino en el poder”, que Santos los va a matar, pero de diabetes. Y el estribillo de que “paz con impunidad”. Otros piensan, y pensamos, que los guerrilleros son seres humanos, que hubo muchos que se equivocaron, que llegaron allá reclutados a la fuerza, o porque no encontraban más que hacer, o los atrajo una guerrillera bien armada. Del lado errado, pero son hijos de este país, de los mismos hogares que también han dado valerosos soldados y policías. Son muchachos que, así se las den de machos, con sus AK-47, viven Aka... gados del susto.

Claro, es difícil olvidar los alambrados de las Farc, o la masacre de Bojayá, con 119 personas muertas, o la de los diputados del Valle, o el atentado a El Nogal, o los secuestros de varios años, o pasar por alto los niños y los campesinos y los policías y soldados mutilados por las minas. Y así haya ahora guerrilleras embarazadas, uno sabe que la guerrilla practicó centenares de violentos legrados a la fuerza.

Pero la paz se trata de que eso no vuelva a ocurrir, de que esos muchachos dejen las armas y regresen, no en una bolsa negra, como algunos quisieran. Y de que no se maten más entre ellos y los soldados, todos igual de campesinos, ni hagan más daño. Es difícil perdonar. Pero es el costo de que haya paz para este país y para nuestros hijos. Eso sí, los jefes tienen que pagar algo, contar la verdad y reparar. Y, todos, no podemos olvidar ni abandonar a los militares, injustamente presos.

Los guerrilleros saldrán a hacer política, pero deben trabajar. Aquí hay carreteras por hacer, las 4G, que no quiere decir que en 4 generaciones estarán listas. Hay que desminar este país. Imagino que las Farc, en las clases de geografía, historia y matemáticas, también les han enseñado el número de minas que pusieron; geográficamente, dónde están; e históricamente, el daño que han hecho.

La reconciliación es larga, pero hay que empezar ya. No habrá justicia plena. No la hubo con los ‘paras’ rasos que se reinsertaron en el gobierno de Uribe, más de 30.000; muchos se han superado, y trabajan tranquilos. Se trata de que algún día podamos, sin miedo, irnos de paseo de olla.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.