Inauguran laboratorio de computación alimentado por energía solar

Inauguran laboratorio de computación alimentado por energía solar

Busca beneficiar a los habitantes de Cazucá. Contó con una inversión de 250.000 dólares.

notitle
01 de junio 2016 , 03:53 p.m.

En un terreno abandonado de Cazucá, en Soacha, se afianzó el primer 'laboratorio solar de aprendizaje' de América Latina. Es un aula conformada por equipos tecnológicos alimentados por energía solar. Fue concebido como espacio de aprendizaje para personas pertenecientes a comunidades de escasos recursos. Opera desde finales de abril, pero fue inaugurado el pasado 26 de mayo.

El costo total de la inversión fue de 250.000 dólares. El proceso para concretar el proyecto tomó cerca de dos años. “Esperamos que este laboratorio sea el primero de muchos en Colombia”, contó Carlos Vega, representante de Ventas de Dell Colombia a Tecnósfera.

El laboratorio fue construido sobre una loma. En el horizonte, se erigen los edificios de la zona baja de Cazucá. Los computadores se alojan en el interior de un contenedor, como aquellos utilizados para transportar mercancía. La estructura fue modificada por la firma británica de arquitectura Squire & Partners. Fue diseñado para asemejar el ambiente de un café internet, con una terraza exterior y puertas amplias.

El contenedor fue fabricado en Fontibón y transportado hasta Cazucá. Los miembros de la comunidad ayudaron a montar el laboratorio. Artistas locales, seleccionados por concurso, plasmaron pinturas en las paredes exteriores del contenedor. En el techo se ubican seis paneles solares, cada uno de 250 vatios, que otorgan una carga de 1,5 kilovatios.

Los paneles solares cargan seis baterías, cada una de 12 voltios. Son similares a las usadas por un camión. Ofrecen una autonomía de hasta 24 horas. En caso de que ocurra algo con el sistema, existe la posibilidad de conectar el aula a otras fuentes de poder”, explicó Alejandro Espinosa, representante de Computer Aid, una organización que surgió en 1998 y empezó reutilizando computadores que desechaban las empresas en Reino Unido.

El laboratorio se encuentra alojado en el interior de un contenedor de carga modificado por una firma arquitectónica de Londres. 


Las paredes internas del contenedor se encuentran recubiertas por láminas cuya función es esconder el cableado. El aula consta de once 'Thin Clients' (clientes o estaciones livianas en español) de la línea Wyse de Dell. Se acude a la tecnología de virtualización de escritorios como recurso para facilitar la administración y eliminar la necesidad de usar una torre de cómputo por cada estación.

Los computadores recuperan imágenes desde un servidor central que cuenta con 128 GB de memoria RAM y cuatro discos de 1,2 TB.
De forma adicional a lo anterior, el laboratorio cuenta con diez portátiles con pantalla de 14 pulgadas conectados de forma inalámbrica que se pueden usar en las cercanías del aula. Estos equipos son resistentes a golpes, polvo y agua.

Para facilitar la organización de ponencias o la impartición de clases, se dispusieron dos proyectores. Cada puesto tiene auriculares. El laboratorio goza de soporte técnico permanente y los componentes tienen garantía de cinco años.

En términos de software, el servidor equipa Windows Server 2012. Se utiliza VMware Space para la virtualización de escritorios. Los portátiles cuentan con Windows 7 Pro con Office Pro. Además, cada estación cuenta con la aplicación educativa Makaia. En el futuro, se instalarán aplicaciones de edición de video y audio.

“Las clases que se organizaban en diversas áreas de la Fundación Tiempo de Juego se van a concentrar en el laboratorio solar de aprendizaje”, explicó Carlos Vega.

Según William Jiménez, coordinador regional de la Fundación Tiempo de Juego, desde que llegó el laboratorio solar de aprendizaje, los jóvenes han estado emocionados y atraídos naturalmente por su curiosidad, pero la emoción que ha despertado en la población mayor ha sido conmovedora: “El hecho que finalmente alguien considere Cazucá como una prioridad es destacable, no solo por la tecnología y la formación, sino también porque ha causado optimismo y ha inspirado a toda la comunidad".

Desde 2011, Dell y Computer Aid iniciaron el proyecto de desarrollar este tipo de aulas sostenibles para el servicio de comunidades de escasos recursos alrededor del mundo. Desde entonces, se han entregado diez laboratorios en ciudades como Lagos (Nigeria) y Johannesburgo y Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

ÉDGAR MEDINA
Tecnósfera
@EdgarMed en Twitter

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.