Habitantes de la calle, el otro gran reto del Distrito

Habitantes de la calle, el otro gran reto del Distrito

Tras intervención en el 'Bronx', el dilema es cómo tratar a población con problemas de drogadicción.

notitle
31 de mayo 2016 , 10:51 p.m.

¿Qué hacer con los 2.000 habitantes de la calle que residían en el ‘Bronx’? Y no solo eso, con todos los adictos a las drogas de Bogotá que son presa fácil de las mafias locales del narcotráfico y que son utilizados como escudos humanos para encubrir los millonarios negocios ilícitos que se desarrollan en los sitios donde se expenden drogas ilícitas ('ollas'). (En video: Así fue la intervención del 'Bronx')

Ese será, precisamente, uno de los grandes retos de la Administración Distrital tras el inaplazable operativo en la ‘L’, aunado a la necesidad de atacar, de igual forma, otras 'ollas' como ‘Cinco Huecos’, San Bernardo, o las ubicadas en el municipio de Soacha, adonde, se presume, podrían migrar las bandas desplazadas.

Según la última Encuesta de Calidad de Vida (2012), de la organización Bogotá, Cómo Vamos, se calcula que en la ciudad hay 145.000 personas que consumen sustancias psicoactivas (SPA); el 88 por ciento de los casos están relacionados con el consumo de marihuana, cifra que, seguramente, no se ajusta a la realidad, por cuanto los datos existentes son registros parciales y resultados de encuestas.

(Además: Del 'Cartucho' al 'Bronx', una historia que se repite

A todo esto se le suma que ninguna de las administraciones recientes ha llevado a cabo un nuevo censo para determinar el número real de habitantes que circulan por las calles de la ciudad, cuántos requieren de tratamientos para su adicción o cuántos sufren enfermedades mentales. Según el sexto censo realizado en el año 2011, la ciudad tiene 8.312 personas en esta condición, dato que seguramente es mucho mayor en localidades como Los Mártires, Santa Fe y Teusaquillo.

 

 Con este mismo reto se enfrentó el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, el 19 de febrero del 2013, tras un operativo similar en la zona (aunque de menor escala). En su momento auguró la entrega de la Ciudadela del Cuidado, un complejo para la atención de habitantes de la calle, con centros de salud, educación y cultura que al final no se logró, así como tampoco la recuperación de la cuadra porque pocos meses después de la entrada, nuevamente los ‘ganchos’ dirigían el negocio ilícito en el sitio, con más cambuches de los que se habían eliminado.

(Lea también: CTI investiga casas de tortura en el 'Bronx')

Entonces, la ciudad requiere con urgencia campañas en donde se incite a la prevención y rehabilitación de sustancias psicoactivas, centros de rehabilitación distritales exclusivos para mujeres, así como nuevos tratamientos de los que se obtengan resultados más efectivos que la asistencia a las necesidades básicas de los adictos.

Hoy, el Distrito comienza la misma lucha. Ha garantizado la atención a 1.467 habitantes de calle en sus centros de atención, de los cuales 1.069 estaban en el ‘Bronx’. Cada día desde que comenzó el operativo han auxiliado entre 1.000 y 1.500 habitantes de calle, con 4.110 atenciones por parte de los funcionarios y en los diferentes centros sociales. Aun así, se han producido desmanes en el centro de Bogotá, en donde, como siempre, los comerciantes y los peatones resultan ser los más afectados. Eso demuestra la necesidad de una nueva estrategia nacional para atender a los adictos a las drogas.

Y ahí aparece una nueva piedra en el zapato para el Distrito. Según la sentencia T-043 del 2015 de la Corte Constitucional no se puede obligar a ningún habitante de la calle a ser trasladado a ninguna unidad operativa si no lo hace de forma voluntaria. Es por eso que los funcionarios solo pueden asegurarles aseo personal, alimentos y participación en actividades de inclusión social en los centros de cuidado. Es decir, un programa que, muchas veces, se queda solo en el asistencialismo.

(Lea también: Indagan si hubo desmembramientos de personas en el 'Bronx')

Desde la intervención se han entregado 5.092 raciones de comida y se aumentaron de 300 a 739 los cupos de cobertura transitoria. “Nosotros contamos con un equipo de personas que los invitan a venir a los centros voluntariamente, ya que no podemos obligarlos a unirse a ningún proceso terapéutico o de cualquier índole sin su autorización. Sin embargo, aquí les hacemos toda la motivación para que quieran quedarse en el lugar”, aseguró Myriam Cantor, subdirectora para la adultez.

Esa es la principal razón por la que es tan difícil controlar los desmanes. Bandas criminales que operaban en esa zona vienen usando a los habitantes de la calle como ‘escudos’ humanos para atacar a la Fuerza Pública. Según el subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía, los integrantes del llamado ‘gancho Mosco’ les dieron bombas molotov a esas personas para generar disturbios en la plaza España.

Esta última es una de las organizaciones criminales que controlaba el tráfico de drogas en el ‘Bronx’ y que fue desmantelada tras la intervención de la Fuerza Pública. La situación ya deja hechos que lamentar. La Secretaría de Salud reportó que tres habitantes de calle, dos mujeres y un hombre, con edades entre los 30 y 35 años, resultaron con quemaduras de gasolina. A esta hora, reciben atención médica en el Hospital Simón Bolívar.

(En video: Así eran los bares y hoteles del 'Bronx')

Expertos como Ariel Ávila han explicado en varias ocasiones que el riesgo de estas intervenciones es que el negocio se descentralice aún más. Explicó que los llamados líderes del negocio del microtráfico podrían entrar a operar con fuerza desde diferentes localidades. “En la ciudad hay 33 ‘ganchos’. Unos están en Kennedy, otros en Bosa. Eso es una mafia y por eso hay un grado de articulación”, dijo el experto cuando se presentaba una investigación que daba a conocer las ‘ollas’ que operaban cerca de los colegios públicos de Bogotá.

Es un hecho que la intervención drástica de las ‘ollas’ debe seguir –por cuanto estas reproducen el fenómeno del consumo, la trata de personas, el juego ilícito, el abuso sexual de niños y peor aún, la manipulación de los enfermos como fachada de transacciones millonarias– en paralelo a un plan más estructurado contra el expendio de drogas y el tratamiento para los enfermos, las víctimas.

Comerciantes, los más afectados

Una notable reducción de transeúntes y de compradores era el panorama en los alrededores de la plaza España, luego de los disturbios que ocurrieron en la zona tras la intervención que se realizó el pasado sábado en el ‘Bronx’, y que desplazó a los habitantes de calle que allí tenían morada. Muchos de ellos fueron instigados para iniciar disturbios.

“Como 15 tipos encapuchados empezaron a repartirles dosis de droga y a decirles que atacaran a la Policía. Después amontonaron adoquines y piedras para enfrentarse a la Policía”, narró uno de los vigilantes del hospital San José, a cuya puerta le cayó una bomba incendiaria, que le lanzaron. Pero los más afectados hoy son los comerciantes de la zona, que tuvieron que cerrar sus negocios por los disturbios. “Lanzaron bombas incendiarias y rompieron los vidrios de la zona de comidas. Casi queman el sitio. Además, unos encapuchados se querían meter por la parte de atrás.

"Llevamos cuatro días perjudicados con esta situación", dijo Seleny Montañez, una de las afectadas del centro comercial España Plaza.

Los propietarios señalaron, además, que estaban preocupados por las ventas: “Queremos recuperar a nuestra clientela, porque con toda esta mala publicidad muchos no quieren volver. Pedimos a las autoridades más seguridad para la zona”, afirmó Miguel Fandiño, representante de los comerciantes de España Plaza.

En el hospital San José indicaron que algunos de sus funcionarios pasaron la noche en el hospital, por seguridad.

“Los habitantes de calle no fueron el problema, sino los delincuentes que se mimetizan entre ellos. Le pedimos al Distrito que tenga muy en cuenta el componente social para evitar este tipo de problemas”, reclamó el doctor Luis Alberto Blanco, director del centro hospitalario.

CAROL MALAVER 
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.