Corte ordena quitar reporte de infidelidad de hoja de vida de policía

Corte ordena quitar reporte de infidelidad de hoja de vida de policía

Fue sancionado por una norma derogada en 1989. Tribunal estableció que vulneraba derechos.

notitle
31 de mayo 2016 , 09:10 p.m.

La Corte Constitucional le ordenó a la Dirección General de Policía que actualice la hoja de vida de un agente de esa institución al que le seguía apareciendo en su historia laboral que fue retirado hace 36 años de la institución por haber sido infiel. En la Policía esa conducta se sancionaba con una norma que en 1981, época de los hechos, estaba vigente, pero que ya no existe.

Aunque el alto tribunal consideró que no era posible eliminar “de manera absoluta” el reproche por el que fue retirado, por tratarse de un asunto disciplinario, sí ordenó que la Policía actualice su base de datos y reporte que las sanciones por las que el agente salió ya no están vigentes.

Además, como el policía en retiro afirmaba que la causal de su despido seguía generando efectos en su vida laboral y social, como discriminación para conseguir trabajo, entrar a los clubes de la Policía, e inscribir a sus hijos en colegios de esa institución, la Corte también ordenó que se eliminen esas restricciones.

El alto tribunal revisó un fallo del 20 de octubre del año pasado de la Corte Suprema de Justicia que había negado la petición del policía, que estuvo en esa institución por 16 años y dos meses.

El exagente contó en el caso que el 3 de noviembre de 1981 fue retirado porque, tras un proceso disciplinario, se encontró que era responsable de “ejecutar actos contra la moral y las buenas costumbres”, “convivir públicamente con una prostituta o mujer de mala conducta social, o siendo casado, con mujer distinta a la legítima esposa”, lo que en la época tenía un reproche disciplinario.

Además se le señaló de “abandonar moral o económicamente a la familia o no cumplir oportunamente las obligaciones de orden familiar”.

A pesar de que el decreto con el que se lo sancionó fue derogado, el policía en retiro dice que esto sigue surtiendo efectos pues en su hoja de vida (de servicios) aparece que la causal del retiro fue “mala conducta comprobada”, lo que ha llevado a que sea considerado una “persona no grata”.

Además, por esa causal de retiro el uniformado dice que recibe la mitad del salario que devengaba cuando era policía (938.000 pesos), dinero que se suma a lo poco que consigue mensualmente como vendedor ambulante de mercancías.

Afirma que el concepto negativo en su hoja de vida ha implicado también que sea tratado “con repudio por suscompañeros”, le ha impedido acceder a las asociaciones de policías retirados en donde se prestan servicios jurídicos, y en alguna ocasión se le negó a sus hijos la matrícula en el Colegio de Bienestar Social de la Policía Nacional.

Por esta razón, el dos de septiembre del año pasado el exagente de Policía interpuso una tutela contra la Dirección General de la Policía, con el fin de que se protegieran sus derechos a la igualdad, el buen nombre y al trabajo pidiendo que de su hoja de vida se quitara la referencia a la causa por la que fue despedido.

En el proceso disciplinario la Policía llamó a declarar, incluso, a la esposa del agente y a la mujer con quien sostuvo la relación extramatrimonial, declaraciones con las que quedó claro que el uniformado vivía con otra mujer que no era su esposa y que había incurrido “en abandono de hogar”.

No se pueden sancionar conductas de la intimidad

La Corte aceptó la tutela recordando que desde el 2006 hay un nuevo Código de Policía que sanciona las malas conductas relacionadas con el servicio y no las que se derivan del ámbito familiar o de la personalidad del individuo.

Aseguro, además, que las bases de datos de antecedentes disciplinarios deben ser actualizadas, más si afectan el derecho al buen nombre. Incluso, es deber actualizarlo “tan pronto tienen conocimiento de cualquier novedad”.

Además, dice la Corte, la divulgación de las sanciones disciplinarias deben justificarse a una necesidad real, por lo que está prohibido divulgar datos que no tengan una utilidad clara.

El alto tribunal recordó, además, que las sanciones disciplinarias contra agentes de Policía no pueden circular de manera indefinida y que, además, tampoco pueden ser objeto de reproche por “conductas que deriven de un comportamiento ligado a su personalidad e intimidad”.

JUSTICIA

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.