Salud vivió su fea película

Salud vivió su fea película

Las montañas están repletas de gente buena, y también de matones y 'guerrillos' que pisotean todo.

notitle
31 de mayo 2016 , 05:58 p.m.

Lo de Salud Hernández-Mora, un secuestro delictivo, cobarde y machista, lo comento en pocas palabras: no se convirtió en mensajera de matones, no se les prestó para ningún show donde actuara el maluco Nicolás Maduro, y contó con suerte, pues pudieron matarla y luego decir “se nos fugó, y sospechamos que viajó para Afganistán”. Le toca a Salud, hacia adelante, tomar 187 precauciones cuando salga a las montañas de Colombia. Se rumora que están repletas de gente buena, y también de matones y ‘guerrillos’ secuestradores que pisotean todo lo que vean como autoridad.

Como mi pareja, Lulita Arango, poco sigue la política –lo suyo es la medicina–, me lanzó una pregunta típica de quien paga impuestos: ¿por qué el alcalde Enrique Peñalosa decide ahora construir en Bogotá una cinemateca que ronda los cuarenta mil millones de pesos de costo, y no se los gasta en ancianatos, que tanta falta hacen? Una rica papaya para responderle: porque Peñalosa, como tantos altos funcionarios, se contagió con la vanidad de hacer de Colombia una potencia cultural, así los hospitales y los ancianatos estén en ruinas. Mincultura tiene ambiciones grandes: Colombia, potencia artística para admiración del mundo. Viene la costosa ‘Colombia, la toma cultural de París’.

Lo veo y no lo creo, Enrique Peñalosa, mi candidato presidencial cuando competía con Pardo Rueda, Vargas Lleras y Juan Manuel Santos. Enrique Peñalosa, mi candidato a la alcaldía, frente a Rafael Pardo y Clara López, no nos contó en esa campaña que planeaba un gasto derrochón, perdón, un gasto elitista para los cultos seguidores de Rossellini, Renoir, Luchino Visconti, Godard y Buñuel. Por favor, no es urgente construir, por ahora, en la arruinada y sucia y caótica Bogotá una cinemateca. Hoy se pueden ver películas hasta en un celular de esos ‘flechas’ baratongos.

Parques, ancianatos, sitios deportivos sí nos faltan. Tenemos una cinemateca en la 7.ª, otra en el Planetario, con poco uso. Y es urgente ayudar a expulsados del tenebroso ‘Bronx’, deben darles cama y comida y ropa, es una caridad cristiana. Y que los exiliados del ‘Bronx’ no los rieguen por toda Bogotá, porque entonces nos tenemos que fugar nosotros para el Catatumbo, que es calientísimo y poco le gustó a Salud Hernández-Mora.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.