En las calles de Medellín roban más motos que celulares

En las calles de Medellín roban más motos que celulares

Del total de hurtos, 1.747 son de motocicletas. Cifra casi duplica la de teléfonos móviles hurtados.

notitle
31 de mayo 2016 , 07:43 a.m.

En las calles de Medellín, los hampones despojan más a las personas de sus motos que de sus celulares, dinero en efectivo, automóviles y computadores. Así lo muestra el ranking de los bienes más robados, realizado por el Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia (Sisc).

De los 5.306 hurtos que van en Medellín este año, en todas su modalidades, 1.747 son de motocicletas. Lo que representa el 32 por ciento del total de robos. Le sigue el celular con 987 denuncias, el automóvil con 184 y el computador con 169.

Max Yuri Gil Ramírez, sociólogo y experto en violencia urbana, explicó que mientras las personas prefieran comprar repuestos de motos y celulares robados, este delito nunca se acabará.

“El crimen es un negocio, una actividad comercial ilegal que se comporta igual al mercado capitalista, mientras haya demanda habrá quien tenga la oferta”, advirtió.

Para Gil, la Fiscalía además de concentrarse en los ladrones debe saber a cuáles estructuras pertenecen y hallar los sitios donde se comercializan los artículos robados.

Según análisis de la Sijín, ese mercado ilegal es comandado por el crimen organizado, grandes estructuras que no solo se dedican a controlar rentas del microtráfico y de la extorsión, sino también a robar y comercializar autopartes de motocicletas.

En lo que coincidió Gil al asegurar que muchas de estos grupos hacen parte de organizaciones que tienen ingresos por extorsión, narcotráfico y hurtos. “No tiene sostenibilidad ni impacto perseguir a los ladrones de la calle si no hay acciones contra toda la estructura criminal”, agregó.

Entre tanto, Diego Esteban Balbín, investigador de hurtos del Sisc, afirmó que el robo, en especial a personas, usualmente está relacionado con la delincuencia común, pero también tiene un punto de encuentro con el crimen organizado, que opera y controla el mercado ilegal, en el que se comercializan los bienes ajenos.

Si bien los hurtos tuvieron una reducción de 825 casos este año, en comparación con los primeros meses de 2015, este delito aún preocupa.

Análisis de la Unidad Contra Hurtos de la Sijín muestran que los delincuentes prefieren el atraco con arma blanca, seguido del cosquilleo–cuando el ladrón aprovecha el descuido de las víctimas– Esta táctica, revelan las investigaciones, casi siempre es cometida por mujeres contra mujeres.

Los hampones también aprovechan semáforos en rojo y congestiones vehiculares para abordar a conductores e intimidarlos con armas y despojarlos de sus pertenencias.

Para el experto una cosa es robarse una moto, que requiere de más hombres, armas de fuego y rutas para llevarlas a deshuesarlas, y otra, arrebatar un teléfono móvil, algo más sencillo.

De acuerdo con el análisis del Sisc, los barrios donde más despojan a personas de sus objetos son: La Candelaria con 479 casos, Prado con 112, Colón con 85 y Boston con 83. Todos ubicados en la comuna 10.

El funcionario del Sisc dijo que las razones por las que estos lugares son los sitios más peligrosos son: el uso inadecuado o deterioro del espacio público, la alta afluencia de personas, actividades económicas ilegales, así como la presencia de grupos delincuenciales.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
En Twitter:@johanapareja

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.