Secciones
Síguenos en:
Así va la construcción de la doble vía de Bogotá al Pacífico

Así va la construcción de la doble vía de Bogotá al Pacífico

El corredor Bogotá-Buenaventura de 517 km ya tiene la mitad en doble calzada.

notitle

En cinco años, el corredor de Bogotá a Buenaventura, el más importante y estratégico del país para el transporte de carga, el comercio con el exterior y la competitividad, tendrá la segunda calzada concluida a lo largo de sus 517 kilómetros.

Será una megavía por la que podrán movilizarse autos y tractomulas en menor tiempo, del centro de Colombia al Pacífico.

Si los cronogramas se cumplen y no hay tropiezos en las obras, se prevé que para el 2021, una tractomula que avance por la doble calzada durará cerca de 10 horas en transportar la carga de Bogotá a Buenaventura. Unas seis horas menos de lo que tardan hoy los conductores en recorrer los 517 kilómetros del trayecto. Actualmente pueden demorar 16 y más horas, principalmente por el atasco y ascenso lento en el paso por el alto de La Línea.

El mejoramiento y aumento de los carriles por este corredor ya no parece una quimera. Por un lado, de la segunda calzada van construidos 275 kilómetros, la mitad (53 por ciento) del largo corredor, según el informe de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Por otro, el Gobierno Nacional le acaba de adjudicar al Consorcio Estructura Plural Vía al Puerto la construcción de 26,5 kilómetros de doble calzada que, sumados, faltaban en varios tramos entre Buga y Buenaventura.

El vicepresidente, Germán Vargas Lleras, quien ha liderado este proyecto de infraestructura, dijo: “Esta vía que permite conectar el centro del país con el puerto de Buenaventura, por fin será una carretera de doble calzada que va a agilizar el tránsito vehicular, a disminuir los costos logísticos a transportadores y ciudadanos, y a aumentar la competitividad regional y del país”.

La calzada nueva que mejora la movilidad por la carretera ya se puede transitar en varios trayectos y en otros avanza su construcción así:

Entre Bogotá y Girardot se hizo la segunda calzada y se alista para la ampliación al tercer carril. De Girardot a Ibagué la segunda vía está casi terminada, y entre Ibagué y Cajamarca las obras empezaron hace mes y medio.

En el trayecto de Cajamarca a Calarcá están levantándose los viaductos y el túnel de La Línea, cuyas obras se espera terminen el 30 de noviembre del presente año y entrarían en operación, con los peajes electrónicos, en el 2018.

Entre Calarcá y La Paila se espera hallar pronto el mecanismo para contratar la segunda calzada del corredor, actualmente a cargo de Autopistas del Café, que no presentó propuesta para su ejecución. Y por la carretera de La Paila a Buga se puede transitar en dos calzadas.

En el corredor entre Buga y Buenaventura, los trabajos para extender la segunda vía, que incluyen 17 viaductos, 11 puentes y una decena de túneles, así como puentes peatonales nuevos, los realizan de manera combinada y por sectores, concesionarios de la ANI y contratistas del Instituto Nacional de Vías (Invías).

Nueva contratación

Entre Loboguerrero y Mediacanoa, el concesionario de la ANI ha ejecutado el 97 por ciento de la segunda calzada. Y entre Loboguerrero y Buenaventura, Invías tiene muy avanzados los trabajos.

El instituto allí ha levantado más de una decena de túneles, viaductos y puentes, y sigue trabajando, con plata ciento por ciento del Estado, en varios tramos como Citronella-Altos de Zaragoza-Cisneros-Loboguerrero.

El ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, que inspeccionó las obras el pasado fin de semana, dijo que en este corredor Buga-Buenaventura se están invirtiendo alrededor de 2,3 billones de pesos.

Unos tramos de Buga a Buenaventura que no se pudieron ejecutar por razones de licencia ambiental, predial o presupuestal, ahora se completarán con la nueva concesión adjudicada al Consorcio Estructura Plural Vía al Puerto, en los 26,5 kilómetros faltantes de Buga a Mediacanoa y entre Loboguerrero, Citronella y Buenaventura.

El citado consorcio está conformado por Carlos Alberto Solarte (34 por ciento), Conconcreto (33 por ciento) y CSS Constructores (33 por ciento).

La firma que estructuró el proyecto durante un año, además de hacer 26,5 kilómetros de segunda calzada, también se encargará del mantenimiento y operación de los 111 kilómetros que tiene el corredor Buga-Buenaventura (una vez se haga la doble calzada) y otros trabajos de infraestructura que beneficiarán a la población y turismo de la región.

Las nuevas obras civiles de los 26,5 kilómetros de doble calzada costarán 1,075 billones de pesos. A este valor se deberán agregar 1,98 billones que valdrán la operación y mantenimiento que tendrá que hacer este consorcio durante los 30 años de la concesión.

Las obras

Por la geografía del terreno, atravesada por montañas y con grandes abismos, la segunda calzada no está trazada toda con vías rectas, sino que tiene puentes y viaductos en unas partes y túneles en otras, para que así mejore la velocidad por estos tramos de carretera hacia el puerto.

Estas son algunas de las razones por las que el proyecto tiene costos billonarios.

Por ello, el consorcio de la APP -IP construirá 1,41 kilómetros de túneles en el sector de Triana a Loboguerrero. Son dos conductos subterráneos: el primero tendrá 820 metros de largo y el segundo, 590. Harán 2,44 kilómetros más con 13 puentes y viaductos.

Para el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, otro de los aspectos más relevantes que tiene este proyecto de la APP-IP entre Buga y Buenaventura es el impacto social y turístico que dejarán las nuevas obras.

Según lo concesionado, tendrán que hacerse trabajos que mejoren las condiciones sociales y ambientales de la población de la zona y el turismo.

De ahí que el consorcio hará una ciclorruta de 7,5 kilómetros de longitud, entre Buga y Mediacanoa, que irá paralela a la doble calzada. De esta manera, la población podrá ir pedaleando a sus trabajos en las industrias, ingenios y bodegas que funcionan allí.

Vía de acceso y turismo

Según lo que decida la comunidad, el concesionario hará una vía o línea férrea para que los habitantes puedan ingresar a San Cipriano.

En la actualidad, esta población no tiene cómo desplazarse por vía terrestre entre Córdoba y San Cipriano. Recurre al transporte de las ‘brujitas’ que ruedan por la línea férrea que lleva la carga del Ferrocarril del Pacífico.

Se calcula que la nueva conexión terrestre tendrá una longitud de 7 kilómetros. Este ingreso a San Cipriano costará 50.000 millones de pesos, recursos que saldrán de los pagos del peaje entre Mediacanoa y Loboguerrero.

Con la nueva vía de ingreso a San Cipriano, los turistas podrán visitar la reserva natural de este lugar, con su selva tropical, que es uno de los grandes atractivos, o dirigirse hacia la laguna del Sonso, que también será sometida a trabajos hidráulicos para su mejoramiento.

Para las anteriores obras hay un cronograma. La ANI adjudicó este proyecto de APP-IP el pasado 19 de mayo y la firma del contrato se cumpliría hacia el 22 de junio.

Se aspira a que la firma del acta de inicio de los trabajos sea el primero de agosto de este año. El consorcio seleccionado tendrá un año de preconstrucción, es decir, para la compra de predios y trámite de licencia ambiental. Por tanto, los trabajos de doble calzada en esta parte del Valle se espera que culminen en septiembre del 2020.

Pero todo el corredor, con doble calzada de Bogotá a Buenaventura, según lo contratado, debe quedar listo en el 2021.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.