Raíces para el posconflicto

Raíces para el posconflicto

Hay que defender al pueblo de la futura esclavitud de las rentas de la producción de coca.

notitle
29 de mayo 2016 , 11:25 p.m.

Los análisis sobre la guerra, los acuerdos de paz, la reconciliación y el posconflicto abundan. Hay una avalancha de muy buenos trabajos académicos y periodísticos que intentan con éxito dilucidar el presente y el futuro del proceso de La Habana. Estos escritos, sin duda, han aportado perspectivas innovadoras.

Estoy convencido de que todas esas valiosas perspectivas contribuyen a la reflexión política y sociológica sobre cómo manejar el posconflicto. Al mismo tiempo, hace falta un elemento de realidad y materialidad para hacer del posconflicto un escenario sostenible en el tiempo. No es fácil encontrar un modelo microeconómico de desarrollo rural capaz de hacer viable un posconflicto en las realidades y la complejidad de los territorios en cuestión.

Ante la expectativa de un entorno en el que el riesgo penal individual se reduciría significativamente, sumado a la absurda prohibición populista de la erradicación con glifosato, la racionalidad microeconómica de los cultivadores de hoja de coca, como le ocurriría a cualquier empresario, los incentiva lógicamente a expandir la fuente de los ingresos excepcionales asociados a una actividad que se observa hoy como altamente rentable.

Jacobo Arenas copió en Colombia el modelo de ejércitos irregulares del ‘Triangulo de Oro’, en el que el cultivo campesino de opio y el tráfico de heroína financiaron los ejércitos privados. Aquí se hizo con la coca. Es perfectamente plausible que, por lógica estratégica y económica, los actores armados que subsistan post-La Habana intentarán preservar o apropiarse de esas rentas y controlar la población asociada a esa producción. Hay que defender al pueblo de esa futura esclavitud. Eso significa un modelo realista de desarrollo rural para los territorios.

La relación valor/volumen de los productos agrícolas está en la esencia de la viabilidad de la microeconomía de la actividad campesina. Dadas las restricciones obvias por tamaño de predios, tecnología, regulaciones, clima y vocación ambiental, la posibilidad de intervenir a corto plazo en la variable volumen, léase productividad, es bastante remota.

Con las rentas asociadas al cultivo de la hoja de coca, son muy pocos los productos potenciales de la economía campesina que pueden ofrecer una relación ingreso por volumen, capaz de competir con la planta maldita. Quizás el café o el cacao sean buenas opciones. Con seguridad lo sería la marihuana regulada por el Estado.

Las recientes tendencias en Colombia y en los países industrializados, entre ellos los Estados Unidos, de permitir o tolerar el uso de la cannabis para fines medicinales y/o recreativos abren una oportunidad de construir un modelo agrícola campesino capaz de desterrar la microeconomía de la hoja de coca, producto que, afortunadamente, es irredimible.

No se puede predecir el futuro del mercado global de la marihuana medicinal o recreacional, pero actualmente los estimativos sugieren que hoy es de mil quinientos millones de dólares y podría llegar a quince mil millones en el 2026. La realidad es que más de treinta estados regionales gringos y muchos gobiernos han adoptado diferentes grados de descriminalización y libertad.

El gobierno federal estadounidense mantiene la marihuana en la categoría uno –la más alta– de prohibición para una sustancia. Por eso, para hacer este modelo una realidad, en vez de clamar por la devolución de ‘Simón Trinidad’, sería más beneficioso negociar una ventana para que los campesinos puedan exportar marihuana al gigante del norte.

Díctum. La serenidad de Salud Hernández ayuda mucho a un debate democrático sobre la paz. Qué alegría su regreso. De corazón.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.