Editorial: Una sonrisa triunfal

Editorial: Una sonrisa triunfal

El ciclismo nacional, hay que reiterarlo, está en uno de sus mejores momentos.

29 de mayo 2016 , 11:25 p.m.

El ciclista colombiano Esteban Chaves hace rato entró a la selecta lista de los grandes de Colombia. Y del mundo. El segundo puesto logrado ayer en el Giro de Italia, a base de esfuerzo y de raza, sabe a triunfo, a orgullo nacional.

El pedalista bogotano, como se conoce, tuvo la victoria de la consagración, como lo hizo Nairo Quintana en el 2014, a dos etapas de distancia. Pero estaba ante uno de los monstruos de ese deporte, el local Vincenzo Nibali, campeón del Tour de Francia 2014, que ya se había coronado también en el Giro en el 2013, lo mismo que ha hecho en la Vuelta a España. Así que el haber arañado la gloria, el terminar respirándole en el hombro a Nibali, a solo 52 segundos, después de casi 83 horas y 3.000 kilómetros, en 21 etapas, es admirable.

Y lo es más la forma de ser de este menudo ciclista, pero a la vez grande, sencillo y franco, que no se escuda en disculpas. “No tengo excusas. No tenía más piernas, y eso es normal”, dijo, con una sonrisa.

Y tiene razón para sonreír, pues lo alcanzado no solo en este Giro, sino en su vida ciclística, es muy importante. En la Vuelta a España el año pasado hizo vibrar a los colombianos al ganar dos etapas, y fue quinto en la general. Y ya había ganado, en el 2011, el Tour del l’Avenir. O sea, no es un golpe de pedal, es el producto de la disciplina, del sacrificio, de la consagración, de tener detrás un equipo serio, aunque pequeño. Y eso es más meritorio.

Y hay que destacar también en este Giro la actuación de otros compatriotas, como Rigoberto Urán, que inclusive tuvo el gesto de tratar de darle una mano a Chaves, de ser el terrón de panela que le faltaba en las piernas, en la penúltima etapa, por encima de la rivalidad de la camisilla. Y eso es loable. También estuvo entre los diez primeros en esta carrera, que es la segunda en el mundo, Darwin Atapuma.

El ciclismo nacional, hay que reiterarlo, está en uno de sus mejores momentos. Y puede ser mejor si a nivel interno los ciclistas aficionados encuentran vías más despejadas en la ligas. Si se promociona mejor a las nuevas figuras. Esto es vital, por la juventud, por el deporte, por el país. Tal vez hay que ver la lección de la escuadra del admirable ‘Chavito’.

EDITORIALES
editorial@eltiempo.com.co

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.