Los migrantes benefician a la economía de Europa

Los migrantes benefician a la economía de Europa

Estudio asegura que la llegada de migrantes causará un 'boom' económico en cinco años.

notitle
29 de mayo 2016 , 07:53 p.m.

La llegada de migrantes y refugiados a Europa podría producir un efecto económico positivo que doblaría el gasto destinado a su acogida.

Un estudio del economista franco-británico Philippe Legrain para el centro de estudios Open Political Economy Network asegura que el efecto de la llegada de migrantes puede generar un 'boom' económico en cinco años.

Legrain considera que los migrantes ayudarán a crear empleos porque aumentarán la demanda de productos y servicios y llenarán los puestos de trabajo poco cualificados, y favorecerán con sus impuestos la financiación de las pensiones. Legrain fue asesor económico del expresidente de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso.

Los migrantes, según el estudio, no harán bajar los salarios ni aumentarán el desempleo porque en su mayoría acceden a oficios difíciles, peligrosos o que la población autóctona evita. Cálculos que maneja la Comisión Europea aseguran que cada refugiado le cuesta a las arcas públicas 12.000 euros durante el primer año.

El informe calcula que mientras su acogida aumentará la deuda pública en unos 69.000 millones de euros entre 2015 y 2020, su efecto positivo sumará 126.600 millones a la economía. “Invertir un euro en acoger a refugiados producirá dos euros en beneficios económicos en cinco años”, dice en un correo electrónico el economista.

Según cuenta Legrain a EL TIEMPO, “la mayoría de los refugiados están en Alemania y Suecia, donde el desempleo es bajo, pero incluso en países con desempleo alto pero cayendo, como España, hay sectores que necesitan trabajadores que los refugiados podrían ocupar porque los españoles ya no quieren hacerlos, como en la agricultura”.

Legrain, crítico con la política de ajustes económicos aplicada en Europa durante la crisis, explica que “los estudios muestran que incluso cuando los refugiados y otros migrantes reciben bajos salarios, tienden a ser contribuyentes netos a las cuentas públicas porque ya recibieron educación, son jóvenes –así que usan poco los sistemas de salud– y muchos vuelven a sus casas antes de reclamar las pensiones a las que tendrían derecho”.

La condición para que los migrantes sean una ayuda a largo plazo a la economía y no una carga es, según el informe, que puedan acceder lo antes posible al mercado laboral. Legrain pide que los refugiados puedan trabajar. Estima que se les den clases de idiomas y que se les aloje en barrios donde haya menos desempleo y en barrios donde la vivienda sea más barata.

Además, las autoridades europeas deben certificar lo más rápido posible las cualificaciones universitarias que obtuvieron los refugiados en sus países de origen y aplicar las leyes antidiscriminación. “Que empiecen a trabajar rápido reduce su dependencia de fondos públicos, asegura que paguen impuestos y les ayuda a integrarse rápido en una nueva sociedad”.

El otro efecto positivo de la llegada de migrantes –algo más de un millón en 2015– es el empujón que dan a una situación demográfica catastrófica. La edad media europea es de 41,9 años cuando hace 20 años era de 36 años, y en 2050 podría llegar a 50.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.