'Dos ángeles y medio', la película bogotana que estuvo perdida 50 años

'Dos ángeles y medio', la película bogotana que estuvo perdida 50 años

Fue producida por la familia Corredor. Sus descendientes hallaron los 18 rollos y los restauraron.

notitle
29 de mayo 2016 , 04:11 p.m.

Mirando los rollos de una película que estaban restaurando, Ligia González, coordinadora de la Videoteca de Señal Memoria, de RTVC, encontró a un niño muy parecido a su amigo Tomás Corredor.

Era una película de los años 50, así que, por la época, ese no podría ser su amigo, pero la inquietud la llevó a mirar los créditos de las imágenes: aparecía el nombre de Gustavo Corredor, así que al menos en el apellido coincidían.

Entonces, le envió a Tomás una imagen a su cuenta de Facebook y el cineasta, de 40 años, inmediatamente reconoció a su papá y supo que había aparecido la película que la familia había hecho y producido en 1958, ‘Dos ángeles y medio’, y que pensaban perdida.

“Llevaba dos décadas buscándola. Se trata de una joya familiar en la que su abuelo fue productor, su abuela prestó la casa para filmar muchas escenas y su papá realizó su primer papel”, cuenta Tatiana Duplat, directora de Señal Memoria.

Hoy, ‘Dos ángeles y medio’ es una película completa que estaba dividida en 18 rollos. Y ya se vio en Ecuador, pues su director, Demetrio Aguilera Malta, nació en ese país.

La producción fue restaurada y digitalizada con el apoyo de la Cineteca y la embajada del vecino país, así como de Señal Memoria, la Fundación Patrimonio Fílmico y el Ministerio de Cultura.

El hecho de que apareciera permite afirmar que esta producción tiene su ángel de la guarda, pues no figuraba en ningún registro fílmico del país.

Tomás lo ratifica: “Habíamos perdido la esperanza de encontrarla, después de saber que la película fue revelada en los archivos de prensa del palacio presidencial, y en un cambio de gobierno muchos archivos habían quedado en manos de Inravisión (hoy RTVC)”, comenta. Pero no sabían nada más.

Y aunque fueron a una oficina donde encontraron una gran cantidad de “latas, una encima de la otra, sin ningún tipo de catalogación, no la encontramos”.

Pero para que quedara algún registro, Corredor hijo envió a la Fundación Patrimonio Fílmico “el guion original, algunas cartas de sus abuelos con el director y la guionista, algo de fotofija, piezas publicitarias y artículos de prensa de la época para que confirmaran que sí existía aunque no figurara en ningún archivo como una pieza del cine colombiano”.

En la noche del jueves pasado, en la sede de la Embajada de Ecuador se hizo la presentación oficial de la película, con Gustavo Corredor como invitado. El actor llegó desde Guaduas (Cundinamarca), donde reside porque, como afirma, “es desplazado por la violencia económica de Bogotá” y allá vive más tranquilo y más barato. Solo viaja cuando graba.

Para él, ver ‘Dos ángeles y medio’ fue “como entrar en una máquina del tiempo que me llevó casi 60 años atrás, a mi infancia, donde viví una de las experiencias más bellas, que fue rodar esta película”.

Agrega que se sintió conmovido y con una enorme ternura de ver a ese niño de hace 58 años. “Se me escaparon las lágrimas, pero no solo a mí, también a mi esposa y a mi hijo Tomás, al ver el enorme parecido físico que había entre el niño de la pantalla y mis nietos. La herencia genética es muy marcada”.

Fue gracias al ADN que “Ligia González descubrió la relación entre la película y nuestra familia, por el parecido físico. Ver la cinta significó un encuentro con nuestras raíces”, dice el actor.

La trama de esta producción, que Señal Colombia emitirá el 6 de agosto para celebrar el cumpleaños de Bogotá, cuenta la historia de un bebé que se pierde y es rescatado por dos niños habitantes de la calle (uno de ellos es Corredor y el otro, Luis Martínez, que de verdad vivía en la calle).

Muchas de las escenas fueron grabadas en la casa de la familia Corredor, en el barrio Santa Ana, así como en el parque Nacional y otros sitios emblemáticos de Bogotá.

En la ceremonia, Corredor y su esposa, Isabel Pulido, quienes tienen 53 años de matrimonio (se casaron cuando ambos tenían 16 años), pudieron resaltar también el trabajo de recuperación fílmica del país.

Y traer más recuerdos a la memoria del actor: “Cuando me enteré de este descubrimiento, inmediatamente me acordé de la directora de actores, Velia Márquez, novia de Demetrio Aguilera, una morena mexicana muy hermosa que cuando actuábamos bien nos premiaba con unos abrazos bellos, y pues con la estatura que teníamos a esa edad, los niños quedábamos atrapados en medio de un par de senos hermosos”.

Pero también, recuerdos nostálgicos, porque aunque la familia Corredor quiso apoyar a Luis Alberto Martínez, este prefirió volver a la calle y se convirtió en lustrabotas. “Un día me lo encontré en el centro y estuvimos hablando largo rato. Fue bueno verlo y entender por qué no había aceptado nuestra ayuda”.

No hay duda, ‘Dos ángeles y medio’ tuvo al menos esa cantidad de ángeles de la guarda. Y Señal Memoria sigue encontrando tesoros que representan hermosas sorpresas de nuestra memoria audiovisual.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.