Sabores y sinsabores / El condimentario

Sabores y sinsabores / El condimentario

Una crítica irresponsable puede afectar el éxito de un restaurante que está consolidando clientela.

28 de mayo 2016 , 11:50 p.m.

En el mundo de las redes sociales todos somos críticos de política, literatura, deportes, arte, medioambiente, publicidad y, por supuesto, gastronomía.

Especialistas en generalidades.

Pero una cosa es comentar u opinar y otra muy diferente es asumir el papel de crítico formal.

Es muy válido crear un blog centrado en el tema culinario, es más, los hay por montones, abundan como arroz y para bien o para mal están llenos de miles de fieles seguidores, pero atención, si no se tiene suficiente conocimiento del tema, es ridículo asumir pose de erudito y esto es lo que sucede con muchos blogueros ‘foodies’ (fea palabra, pero así los llaman) que escriben con el ceño fruncido, sobre el infinito mundo de la buena mesa, pero con tal pobreza de lenguaje y criterio que en sus palabras desnudan la ignorancia sobre el tema.

Por supuesto que todos tenemos derecho a expresar nuestras opiniones, de eso se trata la democracia de las redes, pero seamos sensatos; se puede confesar la ignorancia en materia culinaria, ya que pienso que para escribir de ella no hay que ser necesariamente un chef y al mismo tiempo fomentar la pasión por la comida, utilizando un tono ameno para hablar de los descubrimientos, gustos y disgustos de visitas a restaurantes.

Pero cuando se asume la falsa maestría calificando, juzgando y menospreciando sin tener un paladar lo suficientemente entrenado y viajado, se hace mucho daño a una industria que se ha venido estructurando con esfuerzo y sacrificio, por parte de quienes invierten su vida en ella.

Una crítica irresponsable puede afectar el éxito de un restaurante que apenas está consolidando su clientela.

No olvidemos que en el tema de sabores porque “entre gustos no hay disgustos”, algunos odian el ajo y otros adoran el perejil, es totalmente subjetivo.

Pero ojo queridos cocineros, chefs y restauranteros, sugiero estar atentos a la crítica objetiva y constructiva porque conozco algunos que consideran que su sazón no admite discusión y que cuando un comensal expresa su desconexión o insatisfacción con ese increíble plato de autor, por demás bellamente presentado que usted le recomendó, posiblemente se debe a la falta de mundo y cultura de gustos acostumbrados al chicharrón, la pizza y la hamburguesa.

Enseñemos a los clientes a comer y aprendamos de ellos a cocinar. Buen provecho.

De postre: divertido y práctico el libro de Catalina Alba ‘No le tenga miedo a la cocina’, perfecto para aquellos quienes se inician empíricamente en los fogones.

MARGARITA BERNAL
Especial para EL TIEMPO
www.elcondimentariodemargarita.com @margaritabernal

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.