'La paz y la seguridad son nociones hermanas': De la Calle

'La paz y la seguridad son nociones hermanas': De la Calle

El jefe negociador del Gobierno en Cuba resaltó los beneficios que traería la firma del acuerdo.

notitle
27 de mayo 2016 , 08:24 p.m.

La paz no solo permitirá acabar con cinco décadas de conflicto, sino que transformara al país. En eso coincidieron varios de los panelistas invitados al foro ‘Beneficios de la paz’, organizado el viernes por Universidad del Rosario, EL TIEMPO, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Fundación Hanns Seidel.

El jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz con las Farc, Humberto de la Calle, aseguró que la firma de un acuerdo en La Habana será “la oportunidad de una profunda transformación” en diferentes sectores. Uno de los campos más beneficiados, según dijo, será la seguridad.

“Contrario a lo que se dice, la paz y la seguridad son nociones hermanas. La paz robustece la seguridad ciudadana”, comentó.

De la Calle aseguró que “no es posible hablar de beneficios sin recordar el costo de lo que han significado más de 50 años de conflicto” y añadió que “la sola eliminación de la guerra ya es una ganancia para el país”.

El jefe negociador del Gobierno recordó algunas cifras de la guerra: “Tenemos más de 7 millones de víctimas, 6,7 millones de desplazados, 220.000 homicidios, 74.000 víctimas de ataques en poblaciones, 45.000 víctimas de desapariciones forzadas y 30.000 víctimas de secuestros”.

Otro de los aspectos en los que la paz traerá beneficios, según dijo el general (r) Rafael Colón, quien estuvo a la cabeza de la Dirección para la Atención Integral Contra Minas Antipersona, es la construcción de confianza en las comunidades que han sufrido la influencia de la guerrilla.

El militar relató las experiencias del plan piloto de desminado humanitario en El Orejón, de Briceño (Antioquia), y Santa Helena, en Mesetas (Meta). Este plan piloto contribuyó a transformar la forma en que las comunidades se relacionaban con los grupos al margen de la ley y las Fuerzas Militares. “Se matizó la narrativa entre las Farc y los soldados”, dijo Colón, quien explicó que este proyecto “debe ser replicado a por los menos otras 500 veredas en el país”.

Durante el foro también hubo espacio para conocer la visión de los empresarios, quienes rescataron la expectativa de que en el posconflicto se apalancarán sectores como turismo, industria y agro.

Este panel fue introducido por el rector del Rosario, José Manuel Restrepo, quien citando a varios académicos destacó las bondades de la firma del fin del conflicto, que generaría un crecimiento de la economía en al menos 3 por ciento.

Al foro asistieron Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), y Guillermo Botero, presidente de Fenalco.

Una voz disidente fue la del senador del Centro Democrático José Obdulio Gaviria, quien aclaró que no se opone a la paz, sino a la forma en que se están adelantando las negociaciones con las Farc. El congresista uribista aseguró que no se puede disminuir el poder militar, debido a que “la seguridad se logra con fuerza militar”.

Uno de los puntos que más debate generó en el foro fue el proyecto de plebiscito para refrendar los acuerdos en La Habana y que se encuentra en revisión de la Corte Constitucional. Al respecto el exalcalde de Bogotá Jaime Castro manifestó que ha habido “improvisación de parte del Gobierno”, pues el plebiscito se volvió “una especie de canto a la bandera”.

Castro no cree que “el plebiscito se vote este año” y explicó que la Corte debe manifestarse en dos momento distintos: primero, con la ley de plebiscito y segundo, cuando el Gobierno expida el decreto con la pregunta que se les hará a los colombianos.

En una posición totalmente contraria se mostró el senador del Partido de ‘la U’ Roy Barreras, quien expresó que el plebiscito “es la mejor figura” para que los colombianos se pronuncien frente a lo acordado en La Habana. Barreras instó “a la Corte Constitucional a que no detenga los tiempos de la historia, porque el proceso de paz está en su fase más delicada”.

Jaramillo disipó dudas de ganaderos sobre acuerdos

El alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, se reunió ayer con el gremio de ganaderos de Córdoba (Ganacor) para responder las inquietudes que tienen sobre el acuerdo de tierras y desarrollo agrario firmado con las Farc, que es el que más les preocupa.

Los 40 integrantes de Ganacor presentes en el encuentro, encabezados por Alfredo García, su presidente, le preguntaron, por ejemplo, si era cierto que el Estado les iba a quitar la tierra a los ganaderos.

“Les disipamos una cantidad de dudas, francamente, de mentiras que se han puesto a circular. Pero sobre todo los invitamos a pensar en el futuro (...). Escasamente hay un departamento tan golpeado por el conflicto como Córdoba. Será un escenario clave de construcción de paz”, dijo Jaramillo.

Los ganaderos también le preguntaron sobre la dejación de armas de la guerrilla y la refrendación de los acuerdos. El comisionado aprovechó el encuentro para llamar al país a que deje de “estigmatizar” a ese gremio: “Están ejerciendo su profesión legítima. La paz la tenemos que construir entre todos y con todos”.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.