El horror de la explotación infantil

El horror de la explotación infantil

El mayor de los problemas colombianos sigue siendo la dificultad para construir familias sólidas.

26 de mayo 2016 , 07:50 p.m.

El doloroso informe de Citytv sobre la explotación sexual de menores en Bogotá es una terrible medida de la situación social de la capital, pero sobre todo demuestra que el mayor de todos los problemas colombianos sigue siendo la dificultad para construir familias sólidas y tolerantes en medio de la adversidad. Como se vio allí, caen en esas redes de prostitución niños que son rechazados en sus hogares, que desde el principio son obligados a vivir por su cuenta. Y resulta angustioso el panorama porque una vez más la solución, que no es el camino corto, es vencer esta cultura llena de padres que no responden por sus hijos.

Quizás lo más impresionante del informe del canal, parte de esta Casa Editorial, es la constatación de que hasta cierto punto se trata de un horror más en la rutina de Bogotá: la explotación sexual infantil sucede en puntos de la ciudad que muchos conocen, y demasiadas personas viven y participan de semejante delito. A la sordidez del asunto, a la oscuridad tenebrosa que lo rodea y que es la humanidad en su punto más bajo, habría que sumarle el increíble descuido en el que se encuentran estos niños, víctimas de sus familias y condenados a un viacrucis del que no será fácil salir.

El valor de ese trabajo periodístico es justamente ese: el de hacer visible el sometimiento de demasiados niños, el de empujar a la sociedad a enfrentar la miseria que ha sucedido mientras el país ha estado ocupado en temas urgentes, el de llamar al Estado a seguirse preguntando por la importancia que les está dando a los menores. Resulta horrendo todo; los detalles, las cifras del repudiable negocio son la demostración de que pasan demasiadas injusticias lejos del radar de todos, incluidas las autoridades.

No cabe duda de que el paso que se debe seguir, ya que se ha dado a conocer el horror, es intervenir los puntos de la ciudad en los que se ha vuelto común exponer a los niños, perseguir a los proxenetas, pero así mismo revisar políticas públicas para que la protección de los menores no sea cuestión de suerte, sino un punto de partida en una sociedad menos desigual.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.