Editorial: A la espera de Salud Hernández

Editorial: A la espera de Salud Hernández

Ante un panorama confuso, la falta de información veraz ha abierto un compás de angustiosa espera.

24 de mayo 2016 , 07:40 p.m.

Albergábamos, como buena parte de los colombianos, la esperanza de que no se cumpliera el plazo de 72 horas que las autoridades fijan cada vez que se dejan de tener noticias del paradero de una persona para asumir que está desaparecida.

Pero no fue así. Ya son cuatro los días sin noticias ciertas de la periodista colomboespañola Salud Hernández-Mora, columnista de este diario y corresponsal del periódico El Mundo de España, cuyo rastro se perdió el pasado sábado en horas de la tarde, en El Tarra (Norte de Santander).

La falta de información veraz ha abierto un compás de angustiosa espera en la que no han faltado las voces de allegados, colegas y lectores que le reconocen ese coraje que, entremezclado con una innegable pasión por este oficio, le ha permitido ganarse a pulso el respeto de propios y extraños. El que se merece alguien que no parece conocer obstáculos a la hora de buscar el contacto más directo posible con las fuentes. El rigor con el que se ha desempeñado como periodista en nuestro país la ha puesto, en su afán de informar de manera testimonial, más de una vez en muchos de esos lugares donde es tal la tensión fruto de la disputa por el territorio que cualquiera que intente recorrer el camino del medio es inmediatamente objeto de señalamientos y amenazas. En suma, de ataques que solo se repelen con el escudo que da un compromiso inquebrantable con la verdad.

Hasta el cierre de esta edición han circulado distintas versiones sobre la situación de Hernández-Mora, todas sin confirmar, mientras las autoridades se movilizan. La Fuerza Pública realiza un cerco humanitario en una región caracterizada por ser punto de confluencia de distintas organizaciones armadas, alimentadas por economías ilegales, así como por la enorme deuda social del Estado con sus pobladores.

Importante añadir que en el marco de esta movilización un grupo de periodistas que acudió a cubrirla fue requerido por hombres pertenecientes a una de estas organizaciones, quienes se apoderaron de sus herramientas de trabajo y, en el caso de Diego D'Pablos de Noticias RCN y su equipo, fueron privados de su libertad. Todo esto recuerda lo difícil que es ejercer el periodismo en territorios en el que el Estado aunque hace presencia a través de las Fuerza Pública, está lejos de ejercer pleno control territorial.

Mientras se hacen votos porque ambos episodios tengan un afortunado desenlace, el país ha vuelto a poner sus ojos en su situación, para la que el calificativo de compleja se queda corto. Y es que en 4.826 kilómetros confluyen la siembra, procesamiento y venta de pasta de coca, numerosos focos de minería ilegal; corredores estratégicos utilizados para movilizar armas, droga y contrabando, entre otros, con destino a, o provenientes de Venezuela. No hay duda de que mucho le va a costar al Catatumbo entrar en la dinámica del posconflicto.

Ante un panorama tan confuso, lleno de conjeturas, solo queda confiar en que Salud Hernández-Mora esté solamente en busca de cumplir su misión, y pronto esté de vuelta, junto con sus colegas, para poner fin a una incertidumbre que tiene en vilo al periodismo y a un país espera pronto comenzar a construir la paz sobre el pilar de la libertad de expresión e información.


editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.