Por fin Chile, campeón; era ahora o nunca

Por fin Chile, campeón; era ahora o nunca

Ganó la Copa América en casa, luego del 0-0, en 120 minutos, y tras una tanda de penaltis.

notitle
24 de mayo 2016 , 05:01 p. m.

Alexis Sánchez pateó con tan arriesgada sutileza el penalti definitivo frente a Argentina, que todo Chile pudo tener un infarto colectivo. La pelota entró lentamente, como si quisiera darles tiempo a los chilenos para tomar aire, apretar los puños, alistar los abrazos y desatar el festejo. Por fin ganaron la Copa América. Era ahora o nunca. (Reviva la crónica interactiva de la final de la Copa América).

Fueron 90 minutos de suspenso, de lucha, de poco brillo. Luego, 30 suplementarios de angustia, de calambres, de quemar las últimas energías. 120 minutos eternos con el gol refundido. Solo los penaltis definieron la Copa para Chile. Los chilenos se abrazaron, lloraron, despertaron un júbilo y una sensación que no habían sentido. Nunca habían ganado la Copa. Era su turno. Era en su casa. (Mire las mejores imáganes del partido entre Chile y Argentina).

La furia alegre de esos guerreros de rojo como Medel, Vidal o el artista Sánchez contrastó con las lágrimas de un incrédulo Lionel Messi, con el desconcierto de un Mascherano que ya no se vio tan bravo, y de toda Argentina, que otra vez, como en el Mundial, fue subcampeona. (También lea: 'Era el momento de ganar; debíamos dejar la historia negativa': Bravo).

Fue una final interminable a la que le faltó fútbol, pero le sobró lucha, entrega y drama. Llegar hasta los penaltis fue el desenlace que menos debieron esperar chilenos y argentinos. Ese todo o nada fatal; depender de la suerte y la eficacia para celebrar o llorar.

Ese suspenso inquietante debió recorrer el estadio Nacional durante esos 120 minutos, porque el partido fue impredecible, era para cualquiera. El gol fue un misterio sin resolver.

 

Acción de juego del partido entre Chile y Argentina. (AFP).

En esa batalla inicial hubo escasos instantes de emoción. Quizá los dos remates argentinos y las dos intervenciones del portero Bravo. En una evitó de manera increíble un cabezazo de Agüero, a escasos metros de distancia, y en la otra le desvió un remate a Lavezzi. Era la figura. (Además: 'La final mereció ganarla Argentina': Martino).

Lo demás en esa primera parte fue de esperar que la pelota le llegara a Messi para que los argentinos suplicaran por una genialidad que no llegó; o que Sánchez, en sus habituales carreras, soltara la pelota. También fue un periodo para ver cómo Di María se marchaba lesionado cuando iba media hora, mientras el chileno Valdivia se hospedaba en el césped, de tantos golpes recibidos. La final fue perdiendo magia.

La segunda parte fue la prolongación del suspenso sin emociones. Por momentos Chile reaccionó, entusiasmado por las miles de banderas que se agitaban y que le reiteraban a los jugadores que eran locales. Fue cuando Sánchez recibió un pase englobado y conectó la pelota con toda la potencia de su pierna derecha, pero su remate pasó cerca.

A argentina le quedaría alegar un penalti que el colombiano Roldán no le pito –por falta sobre Rojo– y una opción que falló Higuaín al llegar a la pelota con mucho esfuerzo pero sin ángulo para rematar.

 

Bravo ataja un balón. (AFP).

Los 90 minutos reglamentarios terminaron con los 22 cuerpos exhaustos. Los 30 minutos adicionales fueron, como siempre, un martirio. El incansable fue Sánchez que por poco vence a Romero al final del primer tiempo extra. Luego, otros 15 minutos de martirio. Y por fin, los penaltis.

Fallaron Higuaín y Banega por Argentina. Fue cuando Sánchez, con toda frialdad, acarició el balón para darle a Chile su primera Copa América. Era ahora o nunca.

Ficha técnica:

Chile: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel, Francisco Silva, Jean Beausejour, Charles Aránguiz, Marcelo Díaz, Arturo Vidal; Jorge Valdivia (m.74, Matías Fernández), Eduardo Vargas (m.94, Angelo Henríquez) y Alexis Sánchez. DT: Jorge Sampaoli.

Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Martín Demichelis Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano, Javier Pastore (m.80, Éver Banega); Lionel Messi, Ángel Di María (m.29, Ezequiel Lavezzi) y Sergio Agüero (m.73, Gonzalo Higuaín). DT: Gerardo Martino.

Penaltis: 1-0: Matías Fernández (gol). 1-1: Lionel Messi (gol). 2-1: Arturo Vidal (gol). 2-1: Gonzalo Higuaín (fuera). 3-1: Charles Aránguiz (gol). 3-1: Éver Banega (para Bravo). 4-1: Alexis Sánchez (gol).

Árbitro: el colombiano Wilmar Roldán amonestó a Francisco Silva, Gary Medel, Marcelo Díaz y Charles Aránguiz de la selección de Chile y a Marcos Rojo, Javier Mascherano y Éver Banega de Argentina.

Incidencias: final de la Copa América disputada en el estadio Nacional de Santiago ante 45.693 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en honor al piloto de rallys chileno Carlo De Gavardo, fallecido hoy debido a un infarto.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.