Pepón: un caricaturista de época

Pepón: un caricaturista de época

Llevaba la pintura en el pulso, pero también la política y el periodismo en la sangre.

23 de mayo 2016 , 08:05 p.m.

El caricaturista payanés José María López, 'Pepón', en su estudio. Foto: Archivo EL TIEMPO

Este lunes fue un día luctuoso para el periodismo colombiano y en especial para este diario, al conocerse la dolorosa noticia de la muerte del caricaturista José María López, ‘Pepón’, a sus 77 años, quien durante 45 años pintó sus 'monos' para estas páginas. Como también lo hizo al iniciar su carrera en El Espectador, Semana y Cromos, entre otros medios. Sin olvidar aquellos años de 'Minimonos con Pepón', en que dibujaba para todos a través de la televisión.

Fue él uno de los grandes caricaturistas de este país en todos los tiempos, no solo por su trazo limpio y su virtud para captar los rasgos físicos de los personajes, sino porque sus caricaturas, como debe ser, aparte de fino humor, tenían punzante crítica. Y, además, sabía interpretar el momento político. Los presidentes del último medio siglo pasaron por su pluma, casi siempre como ‘víctimas’ de la agudeza del payanés.

Porque Pepón era un hombre enterado, que llevaba la pintura en el pulso, pero también la política y el periodismo en la sangre. No en vano su padre fue un abogado, fundador del diario La Razón, en Popayán, donde él tuvo sus primeros contactos con lo que sería una brillante carrera.

Duele saber que un extraordinario dibujante, un gran ser humano, así como maravilloso padre de familia, haya partido, aún con mucho papel en blanco, víctima de un infarto que lo sorprendió en São Paulo (Brasil), al lado de sus hijas. Pero tranquiliza el repasar su trayectoria, y produce orgullo el que una persona como él haya hecho parte de este diario.

Se va Pepón, dejando como legado un trazo para quienes quieran seguir ese difícil arte. Y con la satisfacción de haber alcanzado sus metas. La de servir a su país la logró. Fue cónsul de Colombia en São Paulo, durante el gobierno de Belisario Betancur; el sueño de ser periodista –que lo era– al ser doctor honoris causa en Comunicación Social de la Universidad del Cauca. Y sonreía con orgullo cuando dijeron que era ‘honoris Cauca’, porque Popayán era parte de su vida. Y sobradamente fue reconocido en su oficio. Se va con su lápiz y su guitarra, porque también fue un hombre musical.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.