El Monje, un templo cervecero en Bogotá

El Monje, un templo cervecero en Bogotá

En el lugar puede encontrar cervezas artesanales, locales y del exterior, acompañadas de anécdotas.

notitle
23 de mayo 2016 , 03:47 p.m.

Sin haber viajado a Europa, Gustavo Gamba sabe en qué lugar escondido de Bélgica se hace una cerveza de convento que solo le vende cuatro botellas de su fórmula centenaria a quien tiene la paciencia de hacer horas de fila.

También sabe qué cerveza tomaban los emperadores del Sacro Imperio Germánico, da cuenta de los motivos por los cuales la mundialmente famosa Hoegaarden –fundada en 1445–, lleva notas de cilantro, naranja y banano y por qué los ingleses crearon la Indian Pale Ale: “Ellos vieron que el mar picaba la cerveza y que el lúpulo la conservaba más, y por eso cambiaron el tipo de fermentación”.

Todo ese conocimiento viene de una pasión por esta bebida, que considera como una de las “sopas más antiguas de la humanidad”, sostiene el experto.

Gamba está al frente de El Monje, un bar especializado que cumple 16 años y que hoy tiene una colección cercana a 500 marcas de todo el mundo. Dice que el 99 por ciento de sus clientes no se emborrachan; sólo prueban y disfrutan los sabores de cervezas artesanales, exóticas y de buena calidad.

Este estudioso de la cerveza abrió el bar en una época en la que la variedad en el país brillaba por su ausencia. “Antes se conseguían 8 o 10 cervezas extranjeras –dice–. Pero desde que SabMiller compró Bavaria, empezaron a llegar marcas de todas partes”. Entre las que han empezado a ser valoradas, menciona la Duvel (con ‘v’, pues hay otra cuya grafía es con ‘b’), la Grolsch (holandesa) o la Delirium Tremens (belga).

Gamba pasa a las anécdotas: “Algunos tipos de cerveza, como la Duvel, que significa ‘demonio’, y otras con nombres alusivos al mal y la oscuridad, tuvieron su origen en el siglo XVIII”. Justamente, la gracia de ir a El Monje es encontrar esas historias contadas, incluso, por meseros entrenados.

Hace poco organizó los circuitos de cerveza. Escoge cinco con una característica común, que permitan contar historias, y por 65.000 pesos, las sirve a lo largo de la velada. “Hay cuatro circuitos –explica–. Se puede elegir entre cervezas rojas, las de trigo, las claras (de altos grados de alcohol), y otro que compara cervezas artesanales locales y del exterior”.

No siempre tiene las mismas cervezas, pues algunas dejan de importarse y otras son de ediciones limitadas. Muchas llegan porque algún pariente o amigo le trae diez botellitas entre el equipaje.

“Trajimos una caja de cerveza gringa Samuel Adams, la que toman en verano en Estados Unidos, con cáscaras de naranja –relata–. Se acabó en dos noches. Escondí dos botellas para mí”. Por lo mismo, hay unas que están en exhibición en El Monje, pero no están en venta, como una edición limitada de Estrella Damm, cerveza española que se usó en el cierre del restaurante El Bulli de Ferran Adrià. “Hay muy pocas en el mundo y yo tengo unas cuatro”, dice.

También tiene guardada desde hace siete años una La Trappe Dubbel, que ganó un premio reciente a la cerveza añeja más rica.

¿Dónde y cúando?

Cra 15A #120-36. Teléfono:2142090. horario: de lunes a miércoles de 11:30 a.m. a 3 p.m. y de 5 p.m. a medianoche. Jueves y viernes, el cierre se extiende hasta las 3 a.m. y el sábado, de 5 p.m. a 3 a.m.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.