El anuncio del cese bilateral del fuego

El anuncio del cese bilateral del fuego

Urgen medidas para que nueva concesión a Farc no debilite lucha contra narcotráfico y terrorismo.

notitle
22 de mayo 2016 , 11:24 p.m.

Cuando anuncien el cese bilateral del fuego, simplemente refrendarán lo que ya sabemos en clave de desescalamiento: que la Fuerza Pública lleva meses petrificada ante las Farc. Solo se reiteraría, mediante alocución presidencial y propaganda oficial, que nuestra Fuerza Pública debe abstenerse de cualquier acción que inquiete, mortifique, ofenda, intimide, perturbe, preocupe, implique, toque, trastoque, asuste, trasnoche, lesione, inmute, trastorne, agreda, disguste o enoje a las Farc.

Aunque se haya pretendido otorgarles el carácter de constituyentes sin que el pueblo les haya conferido ningún mandato, aunque se haya pisoteado el Congreso arrodillándolo para darles gusto, aunque se haya aceptado que no paguen ni un día de cárcel por crímenes de lesa humanidad, aunque se les haya diseñado su propia justicia, aunque se hayan erigido en la pobre viejecita sin nadita con qué reparar, nada es suficiente para satisfacerlos, y por ello es preciso no contrariarlos para que no se vaya a quemar el pan de la firma en el horno de las instituciones.

Y no importa que no hayan firmado el acuerdo definitivo, ni dejado las armas, ni devuelto los miles de niños reclutados en sus filas, ni reparado víctimas, ni desmontado su negocio de narcotráfico, ni desminado los campos. No importa, porque el Gobierno necesita con urgencia una firma y una foto duplicada a la urna de cristal y al Comité del Nobel.

El cese bilateral parece un hecho. Y, dicho sea desde el fondo del corazón, debería ser una buena noticia. Debería alegrarnos y generar esperanza en nuestro país. Pero ocurre que a estas alturas del camino las verdades a medias, los vericuetos y las triquiñuelas de la negociación nos han colocado en la dolorosa situación de tener que dudar tanto de lo que dicen y prometen las Farc como de lo que dice y promete el Gobierno.

El último reporte del Cerac advierte que el Estado no ha violado ningún compromiso de desescalamiento, mientras que las Farc los han violado 9 veces, incluyendo el accionar de los francotiradores, que causó la muerte de un civil y dos soldados. Se reactivó el terrorismo después de 145 días detenido, que se constituyen en el período más largo sin acciones de esa naturaleza desde que se inició el conflicto.

Como es innegable que se sintió un alivio durante esos 145 días, lo que resulta determinante es que cuando se declare formalmente el cese bilateral se tomen unas acciones para que esta concesión, antes de firmar el acuerdo definitivo, surta el propósito deseado.

Es indispensable evitar el reciclaje y el intercambio de brazaletes entre Eln y Farc, y diseñar un mecanismo de verificación y monitoreo para identificar cuando eso ocurre. Ya resulta sospechoso que súbitamente, en zonas donde solo estaban las Farc, se atribuyan acciones criminales al Eln.

Se debe redoblar la intensidad en la lucha contra cultivos ilícitos, laboratorios, caletas de dólares, precursores químicos, armas, explosivos y redes de apoyo urbano. Se debe preparar Colombia frente a la nueva ley antidrogas de Estados Unidos, incluyendo el tema de la extradición. Los efectos derivados de las violaciones del cese bilateral deben definirse de antemano, así como los instrumentos de verificación y las instancias para tramitarlos. No se pueden detener los esfuerzos nacionales e internacionales para encontrar los dineros de las Farc.

Se debe intensificar, sin tanto payaseo y con mayor eficacia, la lucha contra las ‘bacrim’ y todas las nuevas estructuras de criminalidad mafiosa. Se debe evitar que otras organizaciones terroristas copen los espacios cedidos. Se deben introducir ajustes en la estrategia de seguridad ciudadana para superar el fracaso estruendoso en la lucha contra la extorsión. En fin, se debe evitar que una nueva concesión del Gobierno se convierta en otra evidencia de debilidad en la negociación o en otra fuente de repotenciación de las Farc.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.