Valentía: Sandra Vélez

Valentía: Sandra Vélez

"Nosotras, como género, estamos llamadas a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad".

notitle
20 de mayo 2016 , 06:04 p.m.

Durante cerca de cinco años me sentí incapaz de leer cualquier texto o de ver cualquier noticia relacionada con abuso sexual a mujeres o menores de edad. Aunque no lo he vivido, para mí es difícil describir el estado en el que me sumergían las palabras abuso y violación. Era una opresión en el pecho y un miedo incontrolable y profundo. Sentía que era mejor pasar la página y borrar de tajo cualquier imagen que haya resultado del solo atisbo de un titular relacionado con violencia sexual. No siempre tuve ese miedo irracional. No siempre miré para otro lado ante un tema tan difícil. Es que antes no era madre; era solo yo, y mi hija Valentina aun no existía.

Desde el momento de su nacimiento sabía que ella se convertiría en el posible objetivo de un criminal dispuesto a engañarla para hacerle una marca indeleble en el alma, en el cuerpo. Durante esos años pretendí que si no leía acerca de este tema, nada le pasaría a ella. Hasta que un día dije, no más. Y pensé que la única manera de superar ese miedo irracional era enfrentándolo, informándome y exigiendo derechos que me corresponden a mí y a todas las mujeres como ciudadanas, el derecho a la vida, el derecho a la igualdad, el derecho a la seguridad e integridad personal. El derecho a ser una mujer libre que tiene control sobre su cuerpo y sus decisiones. El derecho a tener un espacio vital propio que nadie pueda vulnerar.

Nosotras, como género, estamos llamadas a reivindicar el papel de la mujer en la sociedad y a invitar a hombres íntegros a que se unan a esta causa, tan necesitada de justicia y voz. He decidido participar en un colectivo de mujeres que trabajan diariamente para derribar el imaginario que sitúa a la mujer un escalón por debajo del hombre, un imaginario machista y criminal en el que la mujer, su cuerpo y su historia pueden verse atropellados por cualquiera. Cientos de miles de mujeres en Colombia han sido maltratadas, abusadas y violentadas sexualmente.

Ustedes, que han sido víctimas, son depositarias de toda mi admiración. Quiero agradecerles por contarnos su historia, por vencer el miedo y la injusta vergüenza atada al hecho de haber sido maltratadas. La vergüenza le corresponde a los otros. Gracias por desprenderse del pasado con este ejercicio de catarsis que las hace tan valientes. ¡Tan valientes! Gracias por entregarnos esa parte de un pasado tan doloroso con la intención de abrirle los ojos a la indiferencia, sacar a la sociedad del marasmo cruel que las revictimiza y atreverse, sí, atreverse a desnudar una vez más su dolor para levantar la voz y decir, no es hora de callar.

SANDRA VÉLEZ
Presentadora de Citytv

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.