'No se puede guardar silencio': Jathmin Rosero (Samaniego, Nariño)

'No se puede guardar silencio': Jathmin Rosero (Samaniego, Nariño)

"Creo que el miedo y el callar no son la solución".

notitle
20 de mayo 2016 , 05:54 p.m.

“Soy avanzadora porque creo que el solo hecho de ser sobreviviente sabiendo que mucha gente quedó en la montaña y yo tuve la oportunidad de salir, es una ganancia. Había una hija de tan solo dos años esperándome; ella me daba la fuerza para seguir adelante. Desde que perdí el miedo siempre he buscado ayudar a otras personas porque días tras días he tratado de echarle ganas a la vida, de hacer cosas que pensé que ya no iba a hacer, eso me ha hecho una persona que quiere salir adelante. Una avanzadora”.

Jathmin tenía 19 años. Trabajaba en una tienda de insumos agrícolas y en la zona había de todo un poco: hambre, pobreza, conflicto… la guerrilla era la que mandaba. Todo ocurrió el 26 de septiembre del 2006. Sabe que su victimario se identificaba con el alias de ‘Ovidio’ y era un mando político de la organización armada. Tras la agresión tuvo que buscar otro trabajo y afrontar el señalamiento… Ella creía que su familia la iba a estar esperando o que sus allegados la iban a entender, pero por el contrario se vio señalada y considerada como un peligro.

Como la mayoría de las mujeres que han afrontado la violencia sexual llegó a creer que había provocado lo que le ocurrió. Tuvo que soportar que algunas personas de su pueblo le gritaran “sinvergüenza”. Era cargar un doble dolor.

Sin embargo, su pequeña hija la esperaba. Y aunque ella creía que era un motivo suficiente para salir adelante, con el tiempo se dio cuenta que a otras mujeres les había ocurrido lo mismo y se fue llenando de valor. Dejó de prestarle atención a lo que la gente decía, incluso a su propia familia. Se dedicó a hacerse fuerte, a no llorar delante de nadie… sueña con que su hija crezca rápido y pueda sentarse a hablar con ella de todo lo que pasó…

“Creo que el miedo y el callar no son la solución. Me he dado cuenta y puedo decir muchas cosas; fueron años que yo viví callada, creí que iba a poder con esto y definitivamente hace más de dos años decidí que no, que esto no era fácil y que días tras día los problemas se hacían más grandes dentro de mí. Entonces siempre recalco eso, que no se puede guardar silencio”.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.