Los animales

Los animales

Yo les temo a los animalistas, si es que a un dueño de mascota se le puede llamar así.

notitle
20 de mayo 2016 , 04:35 p.m.

Dijo el Papa que la gente que trata mejor a los animales que a las personas es reprochable. Francisco dice una obviedad como que hay que ser bueno con el prójimo, y se la celebran como si hubiera desmenuzado la teoría de la relatividad. Esta vez no cayó muy bien, especialmente entre quienes tienen mascotas, pero tan desfasado no está. Un amigo cercano tiene un perro al que trata como a un ser humano, mientras que con la gente se comporta cada vez peor.

Yo les temo a los animalistas, si es que a un dueño de mascota se le puede llamar así. Razones me sobran. Hace poco, alguien me dijo que yo no era una buena persona porque no tenía una, mientras que otro afirmó que quien dejara a un perro en un balcón merecía cárcel. Tiempo después, en mi barrio le cayeron a un constructor porque en su obra tenía un perro al que soltaba en el día y amarraba en la noche.

Los dueños de mascotas no son mejores que los demás. Que le den su amor a un animal más que a una persona no es virtud, es apenas una elección de vida. De hecho, los degrada un poco cuando se sobreactúan con demostraciones de cariño. Vestir a sus mascotas, cargarlas en carteras que valen más que la mensualidad de un colegio, tratarlas como personas, llenarlas de comodidades, exigir que los dejen viajar con ellas en la cabina del avión, decirles “mi hijo” y hasta celebrarles el cumpleaños no los hace animalistas, los hace idiotas.

Quien tiene un animal termina siendo su dueño, su proveedor. Así se siente y así se comporta, aunque no se dé cuenta. Le dice qué hacer y cuándo hacerlo, dónde dormir, comer, hacer sus necesidades, y hasta le enseña a hacer trucos para su propia diversión personal. El amor de verdad no posee, no se impone, simplemente deja ser. Como está concebido hoy, tener mascota es más querer que una forma de vida inferior dependa de uno, y no veo mucha diferencia entre tener a un perro en un apartamento de 60 metros cuadrados e ir a un 'show' de elefantes amaestrados en un circo.

Y no digo que no haya quien ame a sus animales de manera responsable y les haga la vida más placentera, pero muchos se hacen con un animal para llenar sus propios vacíos emocionales. Por eso no es coincidencia que las mujeres solteras tiendan a llenarse de gatos después de cierta edad. Yo les recomendaría tener un hijo, que es más responsable. Algún día, con paciencia y cariño, ese niño podrá hacerse cargo de sí mismo; la mascota, en cambio, nunca podrá lograr su independencia.

Y no tienen punto medio esas personas, que pasan del odio al amor en dos segundos. Son bondadosas, caritativas y hablan con la dulzura del Dalái Lama hasta que alguien las contradice. Ahí pasan a un discurso agresivo, carente de la bondad y la compasión de las que hacen alarde. Uno podría acusarlas de lo mismo que acusan a los demás, de insensibilidad. Preocuparse en exceso por los animales cuando hay gente que muere de hambre no parece muy generoso. Yo no me preocupo por los animales, tampoco por las personas. No los quiero especialmente, pero tampoco los odio, y nadie debería hacerme sentir mal por ello.

No me gustan las corridas de toros, y menos la gente que asiste a ellas, pero no soy partidario de los antitaurinos. Su discurso es tan agresivo y precario como aquello que critican. Tampoco soy devoto del Procurador, pero me causó curiosidad la gente que lo atacó cuando afirmó que los animales no eran personas. Qué reclaman, si fue tan obvio como las frases del Papa. Los animales no son personas, solo merecen respeto como cualquier ser vivo, y eso no tiene nada que ver con leyes divinas o humanas, es más una ley de la vida. Usted no tiene que malcriar a los animales, con que no les joda la vida ya está haciendo un gran trabajo.


Adolfo Zableh

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.