¿Para dónde va el gobierno de la nueva presidenta de Taiwán?

¿Para dónde va el gobierno de la nueva presidenta de Taiwán?

Tsai Ing-wen se posesionó este viernes en una ceremonia en el palacio presidencial de Taipéi.

notitle
20 de mayo 2016 , 04:31 p.m.

Esa fue la pregunta que intentaron responder los integrantes de una escuela de pensamiento de la isla asiática que analizaron para la prensa internacional los principales anuncios de la mandataria, tras su posesión como la primera mujer presidenta de este país de 23 millones de habitantes.

Ganadora de las elecciones en enero del 2016 con el 56 por ciento de los votos y con la mayoría de su partido en el parlamento, el Partido Democrático Progresista (PDP), que obtuvo 68 de 113 escaños, la presidenta Tsai Ing-wen pronunció un discurso centrado en las necesidades de la gente.

Tres frases marcaron su discurso hacia la gente “vengo a resolver problemas”, “debemos dejar los prejuicios y conflictos en el pasado” y “juntos cumplir con la misión que la nueva era nos ha confiado”.

A pesar de hablar de los temas cercanos a su pueblo, no dejó de lado asuntos de estado que marcan la vida de la isla, como sus relaciones con China continental, su intención de abrirse al pacífico para fortalecer la economía y el propósito de aprovechar su fortaleza política para hacer profundas reformas en la economía y las relaciones de la isla con el mundo.

Taiwán quiere ser parte, según los anuncios de su presidenta, de las acciones por el cambio climático, de intercambio y cooperación para posesionar al país asiático como una marca en el mundo e incluso de las acciones antiterroristas en el mundo de las cuales considera que no debe estar alejada.

Para los expertos, la circunstancia de haber ganado mayoritariamente las elecciones y obtener el control de su partido en el parlamento le facilitarán aprobar las reformas económicas y sociales que los taiwaneses esperan en materia económica y en ingresos. Eso sí, la presidenta Tsai les dejó claro en su discurso que los desafíos son una responsabilidad de todos y los invitó a acompañarla a “trabajar juntos” por el futuro de Taiwán.

Los integrantes de la Escuela de Pensamiento de Taiwán coinciden en que la nueva presidenta mantiene el acatamiento a las leyes y la Constitución y como consecuencia de ella el llamado ‘Consenso de 1992’ en que tanto China continental como Taiwán reconocen la existencia de una sola China, pero con la libertad de interpretación propia de sus relaciones.

La pregunta que se hacen los expertos es hasta dónde podrá llegar para cambiar la política interna y las relaciones con China con quien está vigente un pacto de coexistencia en el que Taiwán y China se reconocen y admiten que piensan diferente.

Así, el vicepresidente de la Escuela Rong-I Wu considera que ningún ataque provendría en el futuro de Taiwán hacia China, pero la Presidenta está dispuesta a hacer respetar los logros obtenidos en los últimos 20 años por la isla, que en esta etapa presidencial se centrará en destrabar la economía para mejorar los salarios y la seguridad social de su gente.

Ella propone mantenerse dentro del diálogo, pero a partir de los logros obtenidos en los últimos veinte años”, dice el experto.

El experto advierte que en esta nueva etapa de la isla vendrá un aumento del presupuesto dedicado a seguridad y defensa. “La presidenta manifestó un gesto de buena voluntad a China, porque quiere estabilidad en la región”, dijo el actual presidente de la Escuela de Pensamiento Wen- Cheng Lin.

El primer punto está relacionado con las relaciones con China continental, que hace 24 años están enmarcadas dentro de lo que se llama ‘Consenso 1992’, en el que ambas partes consideran la existencia de una sola China, pero tienen una interpretación propia de sus relaciones.

En este punto el vicepresidente de la Escuela de Pensamiento, I Chung Lai asegura que la presidenta dejó en claro que respeta la constitución y las leyes, que reconoce el hecho histórico del consenso, pero también que en los últimos 20 años se han operado una serie de acuerdos y relaciones que deben seguirse dando.

La Presidenta quiere continuar los intercambios, pero quiere profundizar la democracia”, explica Shih-Chung Liu, integrante de la escuela de pensamiento.

Tsai llega con una carrera académica y política que le han granjeado una bien ganada fama de independiente, una mujer con carácter a la que en los escenarios públicos no se le nota la timidez que la caracteriza y que selló su formación como doctora en la Escuela de Economía de Londres.

Es una mujer cercana al manejo de los asuntos del Estado: fue viceprimera ministra titular del Consejo de Asuntos de China Continental durante el gobierno separatista Chen Shui-bian, cuando todavía no formaba parte del partido, hasta el 2004.

Tsai llega en reemplazo de un presidente del partido Kuomintang que trabajó por sus intentos de afianzar las relaciones con China que, en buena parte de la población, eran percibidos como un beneficio para la élite del país y no para los ciudadanos.

Prosperidad, dignidad, unidad y confianza en la justicia, la historia recordará nuestro valor”, dijo Tsai en el cierre de su discurso de posesión a los taiwaneses.

YOLANDA GÓMEZ
Enviada especial a Taiwán

 

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.