Agresor de Natalia Ponce de León busca que lo declaren inimputable

Agresor de Natalia Ponce de León busca que lo declaren inimputable

Defensa dice que sufre esquizofrenia paranoide. Para Medicina Legal, enfermedad no exime de culpa.

notitle
19 de mayo 2016 , 10:27 p.m.

Inimputable, es decir que no tiene capacidad para responder penalmente por su actos, es como quiere la defensa que declaren a Jonathan Vega para que de esa forma no comparezca por el ataque con ácido que habría perpetrado contra Natalia Ponce de León en marzo del 2014.

Así lo intentó el abogado de Vega durante la audiencia de juicio que se realizó el jueves en los juzgados de Paloquemao y a la que el sindicado no se presentó.

Vega, a quien lo juzgan por los delitos de lesiones personales agravadas y tentativa de homicidio –que le conllevarían a una condena de hasta 35 años de prisión–, sufre de esquizofrenia paranoide, según indicó su abogado, lo que impediría que se le juzgue. (Lea también: 'Una persona loca sencillamente no actúa así:' Natalia Ponce de León)

Para probarlo, el defensor de Vega solicitó el testimonio de Máximo Duque, exdirector del Instituto de Medicina Legal, quien señaló que al agresor de Natalia Ponce se le había diagnosticado la enfermedad hace una década.

De acuerdo con la información disponible de las historias clínicas revisadas, para esa época (cuando Vega atacó a Ponce) el paciente tenía diagnóstico de esquizofrenia paranoide”, afirmó Duque.

No obstante, Abelardo de la Espriella, apoderado de Natalia Ponce, indicó que Duque no era psiquiatra y que Vega tampoco había autorizado que se le examinara en Medicina Legal.

“El señor, alegando su derecho a no autoincriminarse, no presta la declaración a Medicina Legal para que le hagan el examen; sin embargo, presenta dictámenes de cuatro médicos particulares”, señaló el abogado De la Espriella.

Ante la argumentación de la defensa de Vega, su víctima, Natalia Ponce, reaccionó indignada: “Jonathan Vega sabía claramente lo que hacía. La justicia no puede fallarme así. No quiero dinero, tampoco unas disculpas, a lo único que aspiro es a que le caiga todo el peso de la ley a esa bestia”.

De la Espriella también descartó que al agresor de su apoderada se le pueda declarar inimputable: “Por la manera en que premeditó el ataque, la forma en que lo ejecutó, y la circunstancia en que evadió el accionar de las autoridades, a la luz de la psiquiatría, Vega actuaba absolutamente consciente de lo que hacía”.

Agregó que si bien el agresor de Natalia Ponce podría padecer esquizofrenia, la enfermedad por sí misma no lo eximía de su crimen. “Está documentado que una persona que sufre dicha patología no necesariamente se sustrae de la realidad. Además no dejó que se le practicara un examen psiquiátrico por parte de Medicina Legal. Si está tan loco, ¿por qué se negó sistemáticamente a esa posibilidad?”, señaló.

EL TIEMPO consultó con Carlos Eduardo Valdés, director de Medicina Legal, quien afirmó que no necesariamente las personas que sufren de esquizofrenia paranoide no pueden responder penalmente si cometen un delito.

“La inimputabilidad se basa en el hecho de que la persona no sea consciente de que lo que está realizando es un delito, y que no pueda tomar la decisión antes de perpetrarlo. Por sí sola, la esquizofrenia paranoide no lleva a una persona a cometer un delito, porque quienes padecen la enfermedad saben cuándo una conducta es buena o no”, explicó.

Valdés agregó que los dictámenes que se realizan en Medicina Legal sobre las enfermedades mentales se basan en estándares internacionales, lo que los hacen confiables. “Pero son los jueces los que determinan si hay inimputabilidad”, agregó. (Además: Así es la nueva Ley Natalia Ponce, que castigará ataques con ácido)

La petición de que a Jonathan Vega se le determine que no puede responder por sus actos recuerda el caso de Javier Velasco, confeso asesino de Rosa Elvira Cely, que en 2003 asesinó con machete a una mujer.

A Velasco lo declararon inimputable, y tras un tratamiento psiquiátrico de seis meses lo dejaron en libertad. Años después, abusó sexualmente de dos de sus hijastras menores de edad y de una trabajadora sexual, a la que golpeó salvajemente.

Ese es el temor de Natalia Ponce: que su agresor reincida si lo llegan a declarar inimputable: “No quiero que Vega les haga daño a otras mujeres, ese miserable debe estar tras las rejas; de lo contrario, volverá a desgraciarles la vida a otras personas”.

BOGOTÁ

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.