Mucha gente dice 'delante tuyo' / En defensa del idioma

Mucha gente dice 'delante tuyo' / En defensa del idioma

No se dice 'detrás nuestro', sino 'detrás de nosotros'.

notitle
19 de mayo 2016 , 07:46 p.m.

Es muy posible que deseemos apropiarnos de infinidad de espacios en este mundo. A veces, los motivos emanan de las referencias de los amigos o parientes acerca del bienestar o alegría que contagia la presencia en sitios exóticos. En otros casos, las impresiones de las imágenes tomadas del cine, la televisión o las publicaciones periódicas nos llevan a evocar sensaciones de libertad y a construir en el pensamiento opciones de vida distintas.

Desde esa experiencia, impresiona bastante la fuerza de esas versiones para idealizar lugares fantásticos o sensaciones inigualables, como volar apenas con el cuerpo por encima de las montañas, de los ríos y de las extensas llanuras.

También es posible, cerrando los ojos, en un ambiente de quietud y silencio, sumergirnos en el fondo de los océanos y maravillarnos con criaturas de tamaños, formas y texturas asombrosas, mientras los demás sentidos perciben experiencias novedosas y únicas, en medio de los irrepetibles cuerpos situados bajo el agua.

Ahora, con la gran cantidad de recursos tecnológicos, cuando un sonido cualquiera y las más misteriosas imágenes pueden materializarse, se desconoce también la infinidad de efectos que estos causan en las emociones. Tanto, que ya muchos seres humanos empiezan a confundir (aún más quizás) los referentes de la realidad y la virtualidad. Los argumentos en ellos ni siquiera sobrepasan los registros de ese ambiente ineluctable e insondable, que impresiona la vista y, en menor proporción, el oído.

En esos espacios intangibles, donde la ficción llega a un grado de frecuencia tan elevado que suplanta la realidad, millones de seres humanos por estos tiempos parece que han dejado en la realidad solo su cuerpo. La trama de la película ‘El show de Truman’, para citar solo una muestra, resulta un juego de niños, a pesar de que, siendo una producción cinematográfica (ficción), se muestra muy real en su denuncia. La impresión de los sentidos, definitivamente, es el punto de partida para cautivar e infundir cualquier tipo de creencia.

Al recibir una llamada telefónica, por ejemplo, algunos ingenuos dan por sentado que el registro escrito (nombre o apodo cariñoso) que aparece en un diminuto monitor equivale a la persona. “Me llamó Juan”, dicen algunos, porque leen el nombre registrado en su dispositivo de comunicación, “Juan”, y asumen que esos artefactos están tan adheridos al cuerpo como una prótesis (hay casos donde la adicción es tan crónica que uno empieza a creerlo: el abandono o el olvido de estos artefactos por parte del usuario parecen causar convulsiones extrañas y manifestaciones inexplicables de desespero). Sin embargo, existe la posibilidad de que Juan haya prestado su teléfono a María para que ella llamara. Un caso parecido se plantea con los correos electrónicos: estos no son las personas, y la intervención multiplicada de los llamados hackers lo ratifica.

*****

Con esta introducción de algunas causas, pasamos ahora al asunto habitual de este espacio: el lenguaje, con el cual también el espacio se modifica. En un auditorio, para escenificar una situación, hay personas que dicen: “José se sentó delante mío durante la conferencia”, como si el “delante” fuera “mío”. La expresión correcta es “delante de mí”.

Derivados de estos adjetivos posesivos, hay otros casos. En la biblioteca, un estudiante le dice a otro: “El diccionario lo encuentras detrás tuyo”, donde también se evidencia que el “detrás” no puede ser tuyo, y la expresión correcta es “el diccionario lo encuentras detrás de ti”. Tampoco mantienen coherencia expresiones como “el cuadro del famoso pintor está delante nuestro”, porque el “delante” no es “nuestro”; y la oración correcta es “el cuadro del famoso pintor está delante de nosotros”.

Con otros referentes espaciales, que se llaman adverbios de lugar, de manera parecida surgen esos desaciertos. Aunque coloquialmente no guardan ningún riesgo y cualquier hablante diría que se entienden las ideas así expuestas, es preferible aplicar siempre la coherencia, sobre todo cuando quiere trasladarse este tipo de información a un texto escrito.

Más ejemplos: “Las frescas hojas de los árboles se mecían, empujadas por el viento, encima mío”. Otra vez: el “encima” no puede ser “mío”. Entonces, una escena que bien podría resultar refrescante, nos ahoga en cambio con esa imprecisión: lo correcto: “encima de mí”.

Sí funciona ese uso en otros casos: “Siéntate a mi lado”, “a nuestro lado estaba el famoso escritor”, “al lado tuyo pude ver a tu hijo”. Sin embargo, cuando observamos desde la cima de una montaña un extenso valle o una inacabable cordillera, unas palabras como “en el fondo, debajo tuyo, puedes ver el ancho río” afea mucho ese instante de contemplación y paz. Creo que ordenar la oración apenas exige un cuidado de lógica y coherencia: “En el fondo, debajo de ti, puedes ver el ancho río”.

¿Quizás por eso estaremos perdiendo la noción del espacio?

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
Profesor de la Facultad de Comunicación
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.