Una incautación y una reflexión

Una incautación y una reflexión

Así como la Policía gana méritos en su lucha contra el narcotráfico, este negocio crece y continúa.

18 de mayo 2016 , 07:22 p.m.

Durante muchos años las noticias que daban cuenta de incautaciones de cargamentos de drogas ilegales fueron asumidas como pasos hacia la victoria en la guerra contra el narcotráfico, que tanto le ha costado a este país.

El fin de semana pasado, la Policía, luego de un admirable trabajo de inteligencia, logró dar con una caleta en Turbo (Antioquia) con nueve toneladas de cocaína, avaluadas en 250 millones de dólares y listas para ser enviadas a los mercados del norte del continente. Sin duda, una acción meritoria que muestra una vez más el compromiso de los hombres de la institución policial con esta causa, además de su efectividad.

Pero si hoy contamos con una Policía tan calificada es porque en la formación de sus hombres se aplican las enseñanzas de por lo menos tres décadas de lucha antinarcóticos.

Lo cierto es que el tamiz por el que hoy pasan estos sucesos es diferente. Y está determinado por una serie de interrogantes que poco a poco se afianzan y que son los mismos que han llevado al propio presidente Juan Manuel Santos a insistir una y otra vez en la necesidad de replantear esta lucha desde los más altos niveles.

Y es que así como la incautación deja muy bien parada a la Policía, también es un poderoso indicador, junto con otros recientes, como el del aumento de las hectáreas con cultivos ilícitos, de que el negocio continúa. En este caso, el cartel de ‘los Úsuga’ ha tomado el sitial, quién sabe por cuánto tiempo más, que otrora ocuparan tantas otras organizaciones con capítulos enteros en la historia del crimen organizado en Colombia.

Mientras los esfuerzos por lograr un giro dan frutos, el Gobierno no puede bajar la guardia en su tarea de quitarles el oxígeno a estas bandas, que igualmente se nutren de otros mercados ilegales como el de la minería o el del tráfico de migrantes.

Y claro que es deseable que a estos esfuerzos policivos les sigan otros que apunten a lo que hace tan fértiles a tantos territorios en el país para estas actividades. Es el mencionado cambio de paradigmas en la lucha mundial contra la droga, claro, pero también el que la presencia de las instituciones en tantos lugares no dependa en tal alto porcentaje de los uniformados.


editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.