Minagricultura de Brasil quiso hacer negocios en el país

Minagricultura de Brasil quiso hacer negocios en el país

Grupos ambientalistas en su país lo acusan de promover la deforestación de la Amazonía.

notitle
15 de mayo 2016 , 08:25 p. m.

Hace ya ocho años que la primera avanzada del ‘Rey de la soya’, Blairo Maggi, hoy nombrado ministro de Agricultura en Brasil, llegó al país con el fin de hacer inversiones en agricultura en la zona de la altillanura.

Sin embargo, tras varios ires y venires, dichas intenciones no se han concretado, con el argumento de que existen carencias en seguridad jurídica para la tenencia y compra de tierras en Colombia.

Así las cosas, quien llegó a cultivar un área de 250.000 hectáreas con soya y manejar un grupo de empresas familiares dedicadas al agro es el nuevo titular de la cartera agropecuaria de Brasil.

En declaraciones entregadas este domingo a la agencia Reuters, Maggi dijo que adoptaría una política más amistosa con los negocios en su país, uno de los mayores exportadores de materias primas del mundo. Pero los ambientalistas lo consideran como una amenaza para la Amazonia.

Maggi ingresó al club de los multimillonarios de Brasil a los 40 años, cuando asumió el control del conglomerado de operación de granos, logística y energía de su padre, Amaggi Group.

Eventualmente cedió el control cotidiano de la empresa e ingresó a la política, donde ha conseguido dos mandatos: gobernador del estado de Mato Grosso a partir del 2002 y senador por el mismo estado en el 2011.

El jueves, Maggi se sumó al gabinete del presidente interino Michel Temer, quien asumió el poder mientras la suspendida mandataria Dilma Rousseff es sometida a un juicio político en el Senado por presuntamente manipular las cuentas públicas. Desde que ingresó al Senado, Maggi se ha concentrado en agilizar la burocracia, a la que culpa de frenar la productividad del sector agrícola.

También está interesado en modernizar las prácticas agrícolas en Brasil, el mayor exportador mundial de soya, café, azúcar, jugo de naranja y carne de vacuno y ave.

Poco después de que Maggi se convirtió en gobernador de Mato Grosso, el grupo de activistas Greenpeace le otorgó su premio ‘Motosierra de Oro’, debido a su respaldo a los esfuerzos por destruir bosques en el sur de la Amazonia para sembrar soya.

Maggi negó cualquier violación a las leyes de protección del medioambiente en sus tierras.

Desde entonces, ha trabajado por frenar la tala ilegal y la deforestación por parte del sector agrícola, al que él considera como un protector del ecosistema.

Creó un programa para supervisar las granjas cerca de la Amazonia a través de imágenes satelitales.

No obstante, Mato Grosso sigue figurando entre los estados con mayores tasas de deforestación del país.

Un desafío que enfrentará es la disminución de las líneas de crédito privadas de prestamistas que buscan reducir su exposición a las materias primas en la actual caída del mercado, así como las mayores tasas de interés y exigencias más estrictas para acceder a préstamos del gobierno destinados a la agricultura.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.