Mentes que no le temen a cambiarle la cara al futuro

Mentes que no le temen a cambiarle la cara al futuro

Historias de quienes le perdieron miedo al fracaso y crearon proyectos innovadores.

notitle
14 de mayo 2016 , 02:35 a.m.

Merqueo compra por usted

“El domicilio parecía ser la solución a las largas filas en el supermercado, pero terminó siendo una pesadilla porque debemos esperar cerca de 5 horas para tener en casa lo que queremos”. Ese es el panorama que está revolucionando Sebastián Noguera con su empresa Merqueo, una aplicación que hace el mercado por usted en una hora.

Este bogotano de 29 años, obsesionado con el emprendimiento, le apostó a su idea hace 8 meses.

Reunió a tres amigos, creadores de domicilios.com, y les propuso usar los celulares para simplificar los domicilios en el supermercado, donde intervienen más de tres personas que hacen que la compra sea más lenta.

Sebastián Noguera desarrolló una aplicación que hace el mercado por usted en una hora. / Foto: Archivo particular

Usaron sus ahorros y el apoyo de un fondo colombiano para alquilar una oficina, contrataron a varios programadores para desarrollar una aplicación que descifrara qué y en dónde mercan sus clientes.

En Merqueo los usuarios ingresan a la aplicación, eligen los productos que los ‘compradores’ digitales escogen, pueden ser frutas o la marca favorita de su café en uno de los 10 supermercados aliados. Ellos van hasta su casa y les entregan todo en bolsas de papel, en una hora, y le cobran con datáfono. El recargo del domicilio, de acuerdo con la distancia recorrida, puede estar, según Noguera, en 6.000 pesos.

Los ‘compradores’ son personas que trabajan con el modelo de economía compartida, es decir, no son empleados directos de Merqueo. “Es un modelo flexible porque pueden trabajar en el horario que quieran”, dice Noguera.
Al principio eran muy pocos los ‘compradores’ pero hoy emplean a más de 100 personas capacitadas en servicio al cliente, que hacen entregas en cicla o moto.

Sebastián sin tapujos, menciona que existe un gran miedo a la innovación. “Hay que tomar decisiones, implementarlas rápido. Es normal equivocarse, para eso se puede corregir. La clave es saber responder muy rápido ante los errores”.

Ahí no acaban. En Merqueo piensan en ideas nuevas, muchas fracasan, pero otras están por nacer, como alianzas nuevas con cadenas de supermercados.

Merqueo ya tiene 80.000 descargas, 30.000 seguidores en Facebook y 400.000 sesiones en la página. En febrero la lanzaron en Medellín y crecen cerca de 20 % a la semana. Este mes harán unos 16.000 pedidos.

Alimentar mejor a los pequeños

Las compotas de Baby Evolution son el único producto orgánico hecho en Colombia que ha llegado a competir a casi todos los almacenes de cadena. Están hechas solo de frutas orgánicas, nada de azúcar, agua ni almidón: unas gotas de limón se encargan de conservarlas.

Su creadora, Vanessa Blum, fue esa niña que vendía en el barrio limonada y postres hechos por ella, la que siempre tenía ganas de crear algo propio y dárselo a los demás. Hoy, conserva el mismo espíritu.

Su trabajo en Procolombia le ayudó a ver que quería ser emprendedora. “Siempre estaba ayudando a las empresas y yo soñaba estar del otro lado, no apoyando sino que me estuvieran apoyando”, cuenta.

Baby Evolution, la empresa que creó Vanessa Blum. / Foto: Claudia Rubio

Quería hacer “una empresa con unos valores distintos, crear algo propio que hiciera bien a la sociedad”. Por eso, decidió enfocarse en ayudar a ese 19 % de niños que, según ella, sufren de obesidad en el país; y a las mamás que cocinan todo en la casa, incluso las compotas, a falta de productos sanos para sus hijos.

Sus empaques también son innovadores: “Ya nos olvidamos de los potes de vidrio y los regueros. Es un empaque seguro con una tapa antiahogamiento y 100 % reciclable”, dice.

No ha sido fácil: la creación de empresa requiere de muchos trámites –“el proceso con el Invima es bastante lento y complicado”, cuenta Blum– y tiene mucha competencia. Pero esto, antes que desanimarla, le ha dado fuerzas. “Lo que me ha enseñado esta empresa es que un ‘no’ nunca es ‘hasta aquí llegué’. Siempre es ‘por dónde me meto’, porque sí se puede”, dice y agrega como consejo que “hay muchas entidades que apoyan el emprendimiento, hay que aprovechar esos recursos”.

Fabrican drones con sello colombiano

Los hermanos Fernando, Jaime y Rodrigo Escobar se le midieron a la industria del aeromodelismo hace 5 años, diseñando sus propios modelos de drones y helicópteros pequeños.

“En esa época no estaba el boom de estos objetos, por lo que importarlos nos salía igual de costoso que construirlos. Entonces comenzamos las pruebas de un modelo que al principio solo se elevaba un centímetro desde el suelo”, recuerda Fernando, uno de los creadores de la empresa familiar Advector S.A.S.

La idea surgió gracias a que Jaime, uno de los hermanos, es ingeniero mecánico con maestría en Ingeniería Aeroespacial y comentó la idea de incursionar en el aeromodelismo.

De los circuitos y sistemas internos de sus creaciones se encargó Rodrigo, quien es ingeniero electrónico y tiene maestría en Sistemas Adaptativos Complejos.

Los hermanos Fernando, Jaime y Rodrigo Escobar y el ingeniero Brayant Nieto crearon la empresa familiar Advector S.A.S. - Foto: Abel Cárdenas

Así, los tres hermanos lograron meses después desarrollar un dron, con sello colombiano, que se elevaba lo suficiente para poder exponerlo. “Esto fue después de muchas pruebas, de dañar varios diseños y de dedicar mucho tiempo e invertir mucho dinero”, señaló Fernando.

Hace 5 años participaron en la VII Feria de Jóvenes Empresarios, organizada por la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), donde se dieron a conocer. “Para esa época se sabía poco sobre los drones y creíamos que no íbamos a tener cabida, pero nos llevamos una sorpresa. Hubo varias empresas que se interesaron en el proyecto”, dijo Fernando.

El camino de estos tres emprendedores no ha sido fácil, pues por la novedad de su invento, les cerraron las puertas en varias fundaciones a donde fueron a buscar apoyo. “Muchos no conocían de qué se trataba y no le apostaron al invento. Todo lo que desarrollamos lo hicimos invirtiendo nuestros ahorros”, señaló.

La ventaja que tienen los diseños colombianos hechos por Advector es que los pueden adaptar a las necesidades de sus clientes. “Además, si se daña una pieza o hay que hacerle mantenimiento al equipo lo hacemos directamente nosotros, sin tener que enviarlos al exterior o esperar que lleguen los repuestos de otros países. Se ahorra tiempo y dinero”, explicó Fernando.

La semana pasada hicieron su primera exportación a Perú, con una empresa que se interesó en sus modelos y ahora están en negociaciones con otros cuatro países para abrir filiales de la compañía en estas naciones.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.