Bogotá Fashion Week: moda para propios y extranjeros

Bogotá Fashion Week: moda para propios y extranjeros

Del 17 al 20 de mayo se llevará a cabo la segunda edición de este evento.

notitle
13 de mayo 2016 , 06:45 p.m.

Diseñadores jóvenes, emergentes, de trayectoria; de ropa, de zapatos, de joyería, de accesorios. Propuestas urbanas, clásicas, juveniles, infantiles, vanguardistas. Variedad de materiales: lana, cuero, sedas, chiffon, sintéticos...

Así como Bogotá es tan variada, sobre todo sus habitantes, así es la propuesta de moda de la ciudad y esto es lo que quiere mostrar la segunda edición del Bogotá Fashion Week (BFW)que comienza el próximo martes y termina el viernes, para mostrar tendencias de moda pensada para el otoño/invierno según el calendario internacional de la moda, que para nosotros corresponde al clima frío.

“Este evento busca darle una plataforma a la industria de la moda colombiana que se concentra en Bogotá, para visualizarla, para que se puedan hacer negocios de moda, para activar las compras y vender moda en la ciudad”, dice Pilar Luna, curadora del BFW y directora de contenidos de Código Malva.

Tres sitios clave de la ciudad serán los escenarios de este evento: el Aeropuerto El Dorado, con desfiles performance; el Museo Nacional, para el desfile inaugural, y el Museo del Chicó con más de 10 pasarelas.

Los extranjeros, desde España

Las pieles casi nunca faltan en sus colecciones: lisas, peludas, naturales, exóticas, tratadas, naturales..., especialmente cuanto se trata de la temporada otoño/invierno. Ya son un sello del estilo del español Roberto López Etxeberria, uno de los dos diseñadores que representan a España como país invitado espacial a esta segunda edición del Bogotá Fashion Week.

Un estilo irreverente, transgresor y punkero caracteriza a este vasco que experimenta con las siluetas y con las pieles. Comenzó diseñando para hombres, pero hace dos años incluyó a las mujeres en sus creaciones.

El otro español es Fernando Lemoniez, quien creó su propia marca pensando en las mujeres, grandes y chicas, con estas bajo la marca Señorita Lemoniez. Son prendas cargadas de información de moda adaptas para las pequeñas, que es todo un éxito en Europa.

Además de ropa femenina, Lemoniez ha diseñado joyas, gafas de sol, bolsos, y zapatos, entre otros, bajo su propio nombre o el colaboraciones con otras marcas.

Después de trabajar para otros y en distintos proyectos, Lemoniez creó su propia marca en 1997, que lleva su apellido.

Soy resalta el trabajo artesanal

Desde hace años, los diseñadores María Luisa Ortiz y Diego Guarnizo querían hacer algo juntos, pero solo hace dos comenzaron a trabajar, en serio, en esa idea. “Es un ejercicio de diseñar a partir de lo que somos los colombianos, de donde venimos y lo que somos nosotros como diseñadores”, cuentan.

De ahí surgió Soy y la primera muestra de este trabajo creativo es la colección que presentarán durante este evento.
Parte de lo que somos tiene que ver con el trabajo artesanal, que ellos buscan rescatar, destacar y dar continuidad. Así surge la colección que “habla de una mujer, valiente y luchadora, que ama su oficio de costurera, pero que la violencia la saca de su pueblo y llega a una ciudad a rebuscarse y sacar a sus hijos adelante”, explican.

Esto se refleja en unos estampados que recuerdan los pisos y calados de las casas de tierra caliente, y las orquídeas del campo, en prendas con mucho trabajo artesanal y manual, de técnicas como tela sobre tela, cestería con sombreros de Sandoná y manualidades con crin de caballo.

En la siluetas se reconoce el trabajo de ella, más retro, y el de él, inspirado en las series en las que ha trabajado: La esclava Blanca y La madre Laura.

Johanna Nodier: la nueva

Jabberwocky, ese poema sin sentido que Lewis Carroll incluyó en su libro Alicia a través del espejo, le dio la idea a la joven diseñadora Johanna Nodier (22 años) para crear la colección que mostrará el viernes 20, a las 2:30 p. m., dentro de las pasarelas performance que se presentarán en el aeropuerto El Dorado.

Esta diseñadora graduada de la escuela Marangoni de París, usó esta idea juntando dos estilos que aparentemente no tienen sentido: el barroco y rococó de la época de María Antonieta, tan refinado y lleno de colores pasteles, con el ambiente barato y los avisos de neón de los moteles de los años 50. “Con esta idea diseñé también la parte gráfica de las telas”, dice.

En este formato de las pasarelas performance se presentan Bastardo y Little Lucía, el martes a las 3 p. m., con el apoyo del Banco de Bogotá.

Gris, el colectivo en construcción

Hace dos años cuatro diseñadores y sus marcas se unieron para compartir un espacio en Bogotá; lo llamaron Gris, como una obra en construcción, con la idea de que un mismo cliente encuentre allí variedad de opciones según el estilo de cada uno, con los mismos estándares de calidad y concepto de ropa de diseñador.

Ellos son Laura Laurens (foto), Manuela Álvarez, Julieta Suárez y A New Cross, que aún siendo distintos tienen puntos en común (uso de colores básicos como negro, gris, marfil, y combinación de textiles y texturas) que unen a la hora de crear pintas. Eso es lo que van a hacer en el desfile de cierre del BFW, el jueves.

“Para armar los looks de la pasarela, lo que hacemos es, con la modelo en frente, proponer prendas que le van bien a este tipo persona desde lo que cada uno ha diseñado. Todos conocemos lo que hace el otro y proponemos: el gabán de A New Cross y, para bajarle al dramatismo, un pantalón de Julieta, por ejemplo, y ahí vamos jugando”, explica Manuela Álvarez.

Amelia Toro, la tradición

Bogotá gris y lluviosa, 2.600 metros más cerca de las estrellas. En esta ciudad que tanto quiere, pensó Amelia Toro para el desfile inaugural, el martes 17 en el Museo Nacional.

Es la primera vez que esta bogotana hace una pasarela en un evento de moda en la capital, lo que se convierte casi en un homenaje a su trabajo y al sello que ha construido en más de tres décadas de trabajo: es un diseño de técnica, de proporciones, de calidad, de costura, de detalles que permanece en el tiempo.

“Mis colecciones son atemporales, se siguen construyendo con la anterior y con la que viene porque no hago un show sino que se está armando todo el tiempo un ropero. Una pieza mía nueva sirve con una que ya tenías o quizá con una que vas a tener. No son prendas de temporada ni de moda”, comenta Toro.

Por eso, en ese desfile unirá dos colecciones que corresponden a la temporada otoño/invierno: la que presentó recientemente para el mercado internacional y es lo que vendrá para final de año, y la que está de en su tienda de Bogotá.

Negros, grises, blanco y el rojo oscuro se conjugan en materiales como satines, lanas, chiffon de seda y texturas metalizadas en siluetas que siempre perduran.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.