Bogotá, a superar el karma de la mala atención en salud

Bogotá, a superar el karma de la mala atención en salud

Con visto bueno del Concejo para revolucionar el sector, el reto ahora son el paciente y recursos.

notitle
11 de mayo 2016 , 10:10 p.m.

Una de las apuestas más ambiciosas que tiene la Administración es la atención a la salud de los más pobres.

Según el Plan de Desarrollo presentado al Concejo, si las cosas salen como las tienen proyectadas para el 2019, la inversión sería elocuente: 13,5 billones de pesos, es decir, un crecimiento del 58,8 por ciento frente a la pasada administración, según sus cálculos.

Pero además de los recursos, es claro que para el alcalde Enrique Peñalosa y su equipo el sello con el que quieren identificar su gestión está por el lado del servicio, uno de los dramas históricos y dolorosos que nadie ha solucionado.

Para esto proponen construir dos nuevos hospitales, uno en Usme y otro en el sector de La Felicidad (frente a los 3 Elefantes de la avenida Boyacá), y reponer cuatro edificaciones obsoletas: Bosa, Simón Bolívar, Santa Clara y el Materno Infantil. Y quieren salir a buscar cerca de 100.000 nuevos afiliados al régimen subsidiado para que la base de atención llegue a 1’390.039 personas.

Además, desde hace un mes opera el nuevo modelo de atención aprobado por el Concejo, donde se pasó de 22 hospitales que funcionaban como ruedas sueltas sin vigilancia efectiva por parte de los organismos de control, a cuatro supergerencias.

El concejal independiente del movimiento Libres, Emel Rojas Castillo, dijo que le gusta que “en el Plan de Desarrollo se garantiza la prestación del servicio de salud a los más pobres” y celebra que se “fortalece el sistema de redes de atención y se fomenta la investigación científica”.

Allí también está consignada la construcción de cuatro centrales para la atención de urgencias y un ahorro de 70.000 millones de pesos en la compra de insumos, un tema polémico que manejaba cada hospital, lo que presuntamente se prestó para irregularidades.

Sin embargo, hay un asunto que ya levanta ampolla incluso entre quienes respaldan a la Administración: la solicitud para la enajenación de la EPS Capital Salud.

El lío radica en que el hueco fiscal de dicha entidad está por encima de los 600.000 millones de pesos y, por ley, cada año debe ser capitalizada en 35.000 millones más. Como la pasada administración no capitalizó en el último año, hoy el pago asciende a 70.000 millones de pesos.

La pregunta es: ¿por qué capitalizar y al mismo tiempo pedir recursos para sanearla, dejarla en cero deuda y luego venderla?

En total, las EPS les deben a los hospitales cerca de un billón de pesos, de los cuales 280.000 millones corresponden a Capital Salud.

El concejal Manuel Sarmiento Argüello, del Polo Democrático, dice que lo que se plantea es “capitalizarla, sanearla y luego entregarla a un privado”, lo que a su juicio es un salvavidas para los deudores privados.

El secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, anunció que por medio del Fondo Financiero Distrital se va a comprar la deuda a los hospitales distritales, pues de lo contrario, más riesgoso y peligroso que una deuda es el cierre de un hospital.

El 4 de mayo, el editorial de EL TIEMPO titulado ‘Mirar hacia adelante’, si bien reconoce la intención del nuevo modelo de salud, advierte que lo que se ha visto hasta ahora no ha cumplido con las expectativas de usuarios y pacientes.

Y ese es, precisamente, el karma por superar.

Las fuentes que buscan una atención integral

¿Cuánto cuesta la salud en cuatro años?

La sola cifra llama la atención: la Secretaría Distrital de Salud estima una inversión proyectada en 13,5 billones de pesos, que significa un crecimiento del 58,8 por ciento con relación a la anterior administración, dice la entidad.

Según la información oficial, los dos rubros que tienen más peso en esta inversión corresponden, el primero, al aumento de la atención a la población más vulnerable, que asciende a 1’390.039 afiliados y que le cuesta al Distrito 6,7 billones de pesos. La otra línea de acción son la infraestructura y tecnología (los seis hospitales nuevos, los 40 Caps), donde la cifra es del orden de los 4,2 billones de pesos. La sola capitalización de la EPS Capital Salud es de 617.000 millones de pesos y 144.000 millones más para el instituto de urgencias, entre otros.

¿De dónde saldrá la plata para ese plan?

El Secretario de Salud dijo que los recursos provendrán de cuatro fuentes de financiamiento: la primera de ellas es el Sistema General de Participación, es decir, el dinero que se recauda de los impuestos nacionales. La segunda, son las rentas cedidas, es decir, las tasas retributivas que actúan como impuestos locales para la salud y que corresponden a tabaco y bebidas alcohólicas. La tercera la constituyen los recursos distritales, los cuales provienen de los impuestos que cobra la ciudad y de la reinversión derivada de la venta de activos, como la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y la EPS Capital Salud: equivalen al 50 por ciento del presupuesto total en salud. Finalmente, el funcionario indicó que la cuarta fuente son las asociaciones público-privadas (APP).

¿Cómo se garantiza que sea sostenible?

Según Morales, hay inversiones que son por una sola vez y otras para funcionamiento. Por ejemplo, para la construcción de los nuevos seis hospitales (de los cuales cuatro son por reposición), los recursos se gestionarán por medio de las APP, donde el Distrito pone el 20 por ciento (terreno y dotación), mientras que el inversionista privado hace la construcción. Para amortiguar la deuda, la propuesta es que se haga con venta de activos como la ETB, y el resto se pagaría a 30 años.

Mientras tanto, para el mantenimiento y la sostenibilidad en el tiempo de esas infraestructuras, la idea es que se pague con la prestación de servicios mediante la Unidad de Pago por Capitación (UPC), es decir, por la venta de servicios que cada uno de los hospitales hace a las EPS, donde el presupuesto anual es de 1,5 billones de pesos.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.