Secciones
Síguenos en:
Arte / El grafiti pasa a las 'aulas'

Arte / El grafiti pasa a las 'aulas'

El Colombo Americano en Bogotá busca acercar a la gente al trabajo de los grafiteros colombianos.

notitle

El grafiti sigue siendo una expresión ar¬tística y cultural en la capital del país, como lo demuestran los murales a lo largo de la calle 26, los de la carrera 30 o los de La Candelaria, que se han convertido en uno de los atractivos tu-rísticos para extranjeros. Este es el caso del Bogotá Graffiti Tour.

Ahora, un proyecto cultural liderado por el Centro Colombo Americano en la ciudad busca acercar a los estudiantes y al público general al grafiti, no solo desde las técnicas que se utilizan en este, sino a partir del contexto social, político y económico en el que se crea.

‘Del otro lado, Grafiti en el Colombo’ es una se¬lección de artistas cuyos grafitis y murales segu¬ramente usted ha visto en la calle: Guache, Toxi¬cómano callejero y el colectivo Monstruación. Con la curaduría de Juan David Quintero, historiador y curador del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, el grafiti se presenta en otro escenario para permitir espacios de reflexión y contempla¬ción sobre los temas que tratan estas piezas, loca¬lizadas en lo que se considera arte efímero.

“Entrar a un espacio institucional como el Co¬lombo, que nos abrió sus puertas, permite mos¬trar las técnicas que (se) utilizan y que la comuni¬dad, que a veces no está de acuerdo con el grafiti, lo vea en otro contexto y se aproxime a este de otra forma”, dice Quintero. Porque, muchas ve¬ces, si bien por su tamaño y por estar en la calle es imposible no notar la presencia de los murales, de varios metros de alto y largo, el hecho de mos¬trarlo en un espacio interior genera una experien¬cia distinta.

No es lo mismo ver un mural desde un Transmilenio, un automóvil o de afán. El objetivo es que la gente se tome el tiempo de observarlo y de de¬tallar las temáticas que abordan, el manejo que hacen del humor y la resistencia que plasman gráficamente; que conozca un poco más sobre la historia de esta práctica. “La invitación es a que las personas tumben paradigmas y se den cuenta de por qué se está haciendo grafiti y por qué este se vuelve tan interesante”, continúa Quintero.

Así, buscando romper la idea de que todo grafi¬ti es vandálico, se busca otra: la posibilidad de ver el grafiti como pieza de arte. Por eso, una de las exposiciones presenta una colección privada que busca “mostrar que hay procesos y estudios (boce¬tos) que se pueden coleccionar. Los coleccionistas no lo tienen muy claro y esta es una invitación a que se animen a apoyar el grafiti y a que se arries¬guen un poco”, finaliza Quintero.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.