Momento estelar

Momento estelar

Hace 10 años hubo un instante revelador y glorioso en el que se resume todo lo que somos.

notitle
11 de mayo 2016 , 06:37 p.m.

Hace diez años exactos, por estos mismos días, la humanidad entera, que entre cadenas gime –como bien lo dice la letra del himno internacional del sadomasoquismo–, vivió uno de los ‘momentos estelares’ de su historia. Un instante revelador y glorioso, como pedía Stefan Zweig, en el que se resume todo lo que somos: toda nuestra ternura y toda nuestra nobleza, pero también todo nuestro extravío, todo nuestro absurdo.

Era el 8 de mayo del 2006 cuando Guy Goma, un congoleño graduado en negocios y del que debería haber una estatua en cada plaza y en cada corazón de este mundo ingrato, llegó a los estudios de la BBC, en Londres, para una entrevista de trabajo. Muy bien vestido con camisa azul y un saco café, el pobre Goma nunca se imaginó que estaba a punto de volverse una celebridad, un experto en algo que ignoraba por completo.

A esa misma hora (eran las 10 de la mañana) al mismo sitio llegó un hombre llamado Guy Kewney y se anunció en la recepción para participar en una entrevista sobre un tema que acababa de resolverse en los estrados judiciales: la eterna disputa por el nombre de Apple entre los Beatles y Steve Jobs. Guy Kewney era un reconocido analista del futuro de lo digital y por eso lo habían invitado, para predecir lo que vendría.

Pero por una de esas confusiones en las que nuestra especie es pródiga, por uno de esos malentendidos que la definen por encima de cualquier otro rasgo o cualquier virtud, alguien en la BBC lo cambió todo y dejó esperando en la recepción a Guy Kewney, el experto, como si fuera el aspirante a ese cargo menor para el cual había llegado Guy Goma, quien mientras tanto era llevado a un estudio con gran reverencia.

Yo supongo que todo esto fue, además, bajo el signo de esa velocidad contradictoria e inexplicable del absurdo humano, en la que las cosas ocurren al mismo tiempo con una rapidez de verdad incontenible y fatal (tanto que nadie puede hacer nada para conjurarlas), pero también como en cámara lenta: como si cada instante durara una eternidad y el universo se regodeara en la lenta trayectoria de ese camino hacia el abismo.

Lo cierto es que sin saberse cómo ni cuándo ni por qué, sin que nadie advirtiera lo que estaba pasando, Guy Goma acabó sentado en la silla del sabio en tecnologías digitales, mientras los periodistas del estudio preparaban las preguntas para salir en segundos al aire y disfrutar de las doctas opiniones, de las luces y enseñanzas de este pobre hombre que lo miraba todo con sorpresa y risa nerviosa.

De hecho la BBC acaba de publicar, como un homenaje mínimo, el video completo del momento, incluso desde antes de empezar la transmisión y cuando todo era ese ritmo frenético de la televisión, con técnicos que van y vienen, con luces que suenan, con maquilladores por doquier y cómo no: con alguien en alguna parte, un asistente, pegando con cinta de enmascarar alguna cosa, lo que sea.

Guy Goma contó después que mientras todo esto ocurría, lo único que él pensaba era que así debían de ser todas las entrevistas de trabajo en la BBC; que así debían de inculcar allí el espíritu corporativo. Fue cuando oyó su nombre que no era –también Guy Kewney lo oyó en el televisor de la recepción– y su gesto es épico, hermoso: primero es de espanto, luego es de inocencia, luego es de resignación. Todo en un segundo.

Y lo mejor es que sus respuestas, ya entrado en gastos, son maravillosas. No sé si mejores que las que habría dado el experto (el otro), pero están llenas de sentido común, de inteligencia, de nobleza. A Guy Goma han debido nombrarlo presidente de la BBC. Pero como no lo hicieron, valga este décimo aniversario para celebrar su gesto, su gesta.

No hay error que no revele la verdadera dirección del mundo.


Juan Esteban Constaín

catuloelperro@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.