Deber de exportar y Estado de derecho

Deber de exportar y Estado de derecho

Otro ángulo de preocupación roza con el trato confianzudo y elástico a la Constitución Política.

notitle
11 de mayo 2016 , 06:07 p.m.

Cuando se lee en la prensa extranjera, concretamente en The Economist, que Colombia es el primer productor mundial de coca, se sufre vuelco irreprimible del corazón. Síntoma inequívoco del dolor de patria al comprobar cómo el país volvió a ganarse ese triste galardón, en contraste con la suerte adversa de los demás artículos exportables. Ningún esfuerzo demandó el vertiginoso resultado. Tan solo una especie de permisividad gubernamental, un fruncirse de hombros frente al ímpetu previsible de los núcleos movidos por la impaciencia del lucro fácil y seguro. Bastó el “dejar hacer” para darle vía libre en campos y ciudades. ¿Hasta cuándo?

Previamente, se había abolido o absorbido el organismo público concebido y creado expresamente para diversificar y promover las exportaciones. A raíz de la crisis de estrangulamiento exterior, se entendió la necesidad de prevenir estrecheces y situaciones de tal naturaleza. Las políticas nacionales debían tender a prevenir, en forma continua y sistemática, que el ingreso externo per cápita fuera decayendo año por año, en lugar de seguirles el paso a las necesidades. Como había acabado ocurriendo al amparo de la fórmula de sustitución de importaciones, estimulante en sus comienzos, pero a la larga incapaz de cubrir el crecimiento de las urgencias prioritarias.

El cambio de nombre de Proexpo por ProColombia se explicó a la luz del propósito de ampliar el radio de acción original, pero en la práctica ha equivalido a relegarlo, so pretexto de complementar su finalidad primigenia, la que le imprimió vida y aliento. Como en su hora previnimos. Salvo el logro vergonzante del aumento vertiginoso de la producción de coca, nada más positivo, ni por ese lado negativo e inconfesable, se echa de ver en el panorama de complementación del aporreado ingreso por hidrocarburos. Sin considerar, por el momento, el pesado lastre del déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos, registrado también, fielmente y mes por mes, cual espada de Damocles, en las publicaciones internacionales. Por lo general, ignorado en el propio país, quizás para sacarles el cuerpo a su significación y a sus conclusiones.

Otro ángulo de preocupación, aunque de distinto orden, se roza con el trato confianzudo y elástico a la Constitución Política de Colombia. Cómo incrustarse a la brava en su texto ha sido el nuevo intento de los núcleos armados, casi como si representaran otro Estado en capacidad de complementar y aun de corregir el social de derecho en que vivimos. No ha sido el primero ni probablemente será el último intento de alterar de facto la Carta Política.

Ya no parece bastar con subvertirla, sino que se pretende acondicionarla o amañarla para servir a apetitos y aspiraciones de grupos subversivos o de un tercero en plan terrorista contra la legitimidad democrática. Si se descarta la asamblea constituyente, con mayor razón deben serlo las exigencias de marcar el paso a iniciativas respaldadas en la fuerza, al margen de los trámites prescritos para su reforma.

Bien se haría repasando cuidadosamente el texto de la Constitución Política de Colombia. Por ejemplo, para constatar que el Gobierno Nacional está formado por el Presidente de la República, los ministros del despacho y los directores de departamentos administrativos. Más aún. El Presidente y el ministro o director de departamento correspondiente, en cada negocio particular, constituyen el Gobierno. Saludable sería que ciudadanos y funcionarios tuvieran en cuenta esta norma.


Cumpleaños académico

Con emoción patriótica me complazco en registrar el cumpleaños 145 de la Academia Colombiana de la Lengua, de tan laboriosa y fructífera trayectoria, en cabeza de su esclarecido director, don Jaime Posada. Quiera la vida darles la oportunidad de cosechar muchos éxitos en su tarea de preservar y engrandecer nuestro amado idioma español.


Abdón Espinosa Valderrama

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.