Secciones
Síguenos en:
¿Representados por quién?

¿Representados por quién?

Respuesta de los liberales solo muestra interés de la clase dirigente en perpetuarse en el poder.

notitle

Con motivo del cambio de gabinete que estableció el presidente Juan Manuel Santos en días pasados, se generaron diversas reacciones provenientes de todos los sectores de la sociedad. Acierto o desacierto de los nuevos Ministros en cada una de las carteras es algo que el tiempo se encargará de juzgar.

Sin embargo, me llamó la atención una frase en particular. La de Horacio Serpa, en la cual da a entender que el Partido Liberal no se siente representado con el nuevo gabinete elegido por el mandatario. “Quisiéramos sentirnos mejor representados en responsabilidades de orden social y de comando político, a nivel nacional y seccional”.

No contento con expresar su opinión (está en todo su derecho), los liberales amenazaron con retirarse de la ya desunida y débil “Unidad Nacional”. La afirmación de Serpa que “seguir en la Unidad Nacional ya no nos interesa” es un berrinche que solo me recuerda el lloriqueo de los bebes o de los niños cuando los papás no hacen o les dan lo que ellos quieren. O de los estudiantes que amenazan con calificar mal a un profesor si no les “regala” la nota. (Lea también: Cita de Santos con liberales, clave para mejorar la gobernabilidad)

La respuesta política del Partido Liberal solo muestra el interés de nuestra clase dirigente en perpetuarse en el poder. En ningún momento se piensa si esos cambios son lo mejor para el país. O sin son los adecuados y no un mal chiste como resulta ser la continuidad de Villegas como Ministro de Defensa o en su momento Sabas Pretel como dueño de cartera del Interior y de Justicia. Me pregunto: ¿Qué puede saber un abogado, economista, exembajador y expresidente de la ANDI de defensa?

Doctor Serpa, no sentirse representado es analizar los resultados electorales y observar que en promedio nuestros gobernadores subieron con el 23% con respecto al total de sufragantes potenciales. Esto significa, para que lo entienda nuestra clase dirigente, que solo los apoya 23 ciudadanos de cada 100. Y no podemos saber cuántos de esos 23 fueron por presión laboral.

No sentirse representados es observar como los alcaldes suben con votaciones aún más bajas. Por ejemplo, el alcalde Peñalosa subió con el 17% del total de sufragantes potenciales, o el alcalde de Medellín, Cali o Bucaramanga con el 16%.

Una vez más, para que lo entienda la clase dirigente, eso significa que solo los apoyan 17 ciudadanos de cada 100 en Bogotá y 16 ciudadanos en Medellín, Cali o Bucaramanga.

En conclusión, tampoco sentimos que los partidos políticos nos representen. Y no estamos armando una “pataleta”. No estamos amenazando con “irnos”. No amenazamos con no pagar impuestos. Por el contrario, nos seguimos levantando todos los días a trabajar, a sacar familias adelante y a intentarnos ganarnos “la vida” de una manera honrada, discutible para la clase política de este país. Tampoco estamos escapando aun cuando sabemos que se avecina una reforma tributaria.

Doctor Serpa, sería un ejercicio interesante investigar por qué los ciudadanos no se sienten representados por la clase política, en vez de hacer pataletas ridículas dignas de un politiquero que como no le dieron cargos de poder y representación política a su partido, entonces se va en lanza y ristre contra un ineficaz y poco inteligente Gobierno.

GIOVANNI ANDRÉS HERNÁNDEZ
Profesor de la Universidad de La Sabana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.