Almansa, el cura bogotano que podría ser santo

Almansa, el cura bogotano que podría ser santo

El Papa aprobó virtudes heroicas del padre Rafael Almansa, conocido como el sacerdote más querido.

notitle
10 de mayo 2016 , 10:59 p.m.

Bogotá podría tener su santo propio: el sacerdote Rafael Almansa Riaño. Nacido el 2 de agosto de 1840 en la capital, donde falleció el 27 de junio de 1927, fue el capellán de la iglesia de San Diego durante 30 años.

Famoso y respetado en su época, sobre todo por su trabajo con los más pobres, es considerado el cura más querido que ha tenido la ciudad en toda su historia.

Ayer el papa Francisco, desde el Vaticano, anunció la aprobación del decreto que reconoce las virtudes heroicas del religioso colombiano, un trámite necesario para el camino a la santidad.

"Esperamos que pronto tengamos la noticia de la beatificación", dijo emocionado monseñor Álvaro Fandiño, párroco retirado de la iglesia de San Diego, lugar donde conoció el legado del padre Almansa y donde decidió postularlo a santo ante la Iglesia Católica –en 1997- tras escribir dos libros sobre su "vida, obra y milagros".

"Estoy muy emocionado. El anuncio del papa Francisco es un paso muy importante para que Bogotá, por fin, tenga a su santo", agregó Fandiño, convencido de que Almansa fue un santo en vida. Cuando murió, tras un velorio y un entierro multitudinario que paralizó a la ciudad, sus fieles lo reclamaron santo. Al funeral, se cuenta, fueron más de cien mil personas.

Cuando llegó a San Diego, en 1990, Fandiño recordó lo que su madre le contaba sobre el cura de marras, que era lo mismo que pensaban y sentían los fieles que visitaban el templo: que fue generoso, bondadoso, custodio de los pobres, magnífico confesor y asesor espiritual de la Bogotá de entonces. Y que vivió en extrema pobreza: dormía en una cama sobre piedras, sin almohada ni cobijas.

"El padre Almansa fue un ejemplo de lo que hoy reclama el papa Francisco de los sacerdotes: trabajaba con los pobres y vivía como pobre. Y llevaba la palabra de Dios en un lenguaje sencillo", cuenta Javier Darío Restrepo, periodista experto en temas religiosos y director de la revista 'Vida Nueva'.

A un paso de la beatificación

¿Qué se necesita para que el padre Almansa ascienda a los altares? El próximo paso será la beatificación, para la cual se necesita la comprobación de un milagro en el que el sacerdote colombiano haya intercedido.

Ese testimonio, según supo EL TIEMPO, ya se adelanta en la Santa Sede. Se trata del caso de una mujer que padece la enfermedad de corea de Sydenham –similar al mal de Parkinson-, y cuya hija nació libre de esa dolencia, que es considerada hereditaria. Y después de la beatificación vendría la canonización, para la cual también se tendrá que presentar un nuevo milagro.

Colombia solo tiene una santa: la religiosa antioqueña Laura Montoya, canonizada por el papa Francisco el 12 de mayo del 2013. A la fecha, el país cuenta con otros ocho beatos, entre quienes están el sacerdote antioqueño Mariano de Jesús Euse Hoyos, más conocido como el padre Marianito.

VIDA/IGLESIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.