El violento Día de la Madre

El violento Día de la Madre

Para autoridades y hospitales esta fecha de celebración se ha vuelto una de las más peligrosas.

10 de mayo 2016 , 07:05 p.m.

Sigue siendo cierto, y una prueba de que en Colombia la violencia es una costumbre, que el Día de la Madre es una de las jornadas más sangrientas a las que sobrevive esta sociedad. Se ha estado hablando mucho, con razón, de la terrible historia de aquel hombre que asesinó a su hermano, este día especial, por una discusión sin sentido en la casa de su mamá en Ciudad Bolívar, en Bogotá, porque no puede haber una tragedia que resuma mejor las trampas de nuestra idiosincrasia. Las cifras del Instituto de Medicina Legal demuestran no solo que el horror es aún peor, sino que semejante fecha de celebración se ha vuelto una de las peores tradiciones colombianas.

En mayo del 2015 se registraron, a nivel nacional, 74.812 casos de violencia intrafamiliar: más del 30 por ciento sucedieron en plena celebración del Día de la Madre. El año pasado, en Bogotá, hubo cerca de 4.254 peleas callejeras y 4.000 ataques contra las mujeres, entre las 5 de la tarde y las 10 de la noche del día mencionado. Y en este 2016 se habla de 3.937 riñas, de 773 armas blancas incautadas, de 427 heridos y 17 muertos. Resulta inevitable concluir, pues, que ese domingo el alcohol y los reveses de fortuna suelen mezclarse para mal y tienden a desatar una violencia que, a pesar de lo común, no deja de ser una sorpresa. Vale la pena volver una vez más, asimismo, a la reflexión sobre por qué escenas tan lamentables como estas no parecen así de comunes en otros países de la región y por qué parecen rasgos de la forma de ser de los colombianos.

Está claro que se trata de un profundo problema cultural, de una trágica válvula de escape que enrarece la atmósfera todavía más. Todos los años los hospitales decretan la alerta naranja porque tienen claro que este día es uno de los más peligrosos del año: demasiados colombianos no han aprendido a festejar sin caer en la violencia. Y, también, todos los años se habla de combatir estos comportamientos peligrosos, y reveladores, que son lo urgente y lo importante, pero la sociedad entera sigue en mora de conseguir que celebrar no sea cuestión de vida o muerte.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.