¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Panamá cierra frontera con Colombia por entrada de migrantes ilegales

Migración Colombia señaló que la decisión no afectará el paso libre de comunidades indígenas.

EL TIEMPO
Con una operación denominada Escudo, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, anunció que cerrará temporalmente la frontera con Colombia, que se extiende a lo largo de 266 kilómetros. Según Varela, la medida se tomó para reducir el flujo de migrantes irregulares (en su mayoría de origen cubano) que afecta a la región. “Con esta operación intensificamos la presencia de los estamentos de seguridad en nuestras zonas fronterizas”, aseguró el mandatario vía redes sociales.
Panamá se suma a Nicaragua, país centroamericano que también cerró su frontera con el fin de que los cubanos no siguieran transitando de manera ilegal la zona con el propósito de cruzar hacia los Estados Unidos. Además de frenar el paso de migrantes irregulares, la estrategia también buscaría golpear el narcotráfico en la zona.
Según fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores, la frontera colombo-panameña se ha convertido en un sector en el cual los traficantes de personas han concentrado sus actividades delictivas. De hecho, entre el 2014 y el 2015 se registró un aumento del 315 por ciento frente a las detecciones de migrantes irregulares en este punto.
A marzo de este año, las autoridades ya habían descubierto a unas 3.180 personas que intentaban atravesar la frontera ilegalmente. Ese tráfico de personas lo maneja, en el lado colombiano, Roberto Vargas, alias Gavilán, uno de los capos del ‘clan Úsuga’ y quien es uno de los encargados de cobrar un ‘impuesto’ a los migrantes irregulares que quieran pasar por la manigua colombiana hacia la frontera con Panamá. La guerrilla de las Farc ha perdido su peso en ese negocio desde la muerte, en una operación militar, de alias Becerro.
La implementación de la operación Escudo se da poco después de que Panamá trasladó a 4.000 cubanos que se encontraban en el país vecino y luego de que sacó a la fuerza a más de mil inmigrantes hacia Costa Rica.
Migración Colombia señaló que la decisión de Panamá no afectará el paso libre de unos 30.000 indígenas kunas, tules y emberas. La medida solo rige para extranjeros indocumentados en el área limítrofe.
EL TIEMPO
EL TIEMPO
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.