Así trabajan los colegios para que los niños se enamoren de la lectura

Así trabajan los colegios para que los niños se enamoren de la lectura

Diferentes estrategias implementadas por los maestros promueven el hábito de leer en los alumnos.

notitle
07 de mayo 2016 , 06:13 p. m.

Deténgase un momento y recuerde cuántos libros ha leído en lo que va del año y cuántos leyó en el 2015.

Seguramente su respuesta refuerza las cifras del Dane, del año pasado, que afirman que el 51,6 por ciento de los colombianos dicen no haber leído un solo libro en el último año; mientras que el 48,4 dicen que sí, y solo el 5,5 por ciento leen cinco libros en un año. Lo que nos deja como un país cuyo promedio de lectura es de 1,9 libros anuales.

El panorama es desalentador, y con el objetivo de contrarrestar este problema cada vez más docentes se vinculan a proyectos desarrollados por el Ministerio de Educación para incentivar en los colegios del país el amor por la lectura.

Esperanza Alarcón, de la Institución Educativa Ojo de Agua, en zona rural de San Gil (Santander), es una de las docentes que, aunque no dictan lengua castellana, reconocen el aporte de la lectura en todas las áreas del conocimiento y por eso, desde hace 10 años, decidió implementar varias estrategias que, según ella, le han dado resultado y que actualmente puede seguir aplicando gracias a los recursos y a las colecciones Semillas, paquetes de libros y textos académicos que les ha donado el Ministerio de Educación.

‘La mochila viajera’ y ‘El cuaderno viajero’ son las dos actividades académicas más representativas. La primera consiste en que todos los días los estudiantes llevan en su mochila un libro a casa que deben leer en compañía de sus padres, y dar cuenta de lo que leyeron al día siguiente en clase.

La otra está relacionada con un cuaderno que la institución ha dispuesto para que cada semana un estudiante lo lleve a su casa, se reúna con sus padres, abuelos y vecinos y pueda recrear, mediante la escritura y el dibujo, las historias tradicionales de su municipio, en un ejercicio de memoria histórica.

“Este proyecto ha sido hermoso porque los niños y los papás esperan ansiosos los libros de la colección. Les encantan. Además de incentivar la lectura, estamos trabajando la unión familiar y rescatando la tradición oral”, contó la docente Alarcón.

Estas colecciones literarias contienen textos educativos de todas las áreas, seleccionados por expertos, para que los colegios públicos de todos los rincones del país puedan tener acceso a ellos. Ese es el caso de El Horro, en Anserma (Caldas), una institución que cuenta con nueve sedes rurales que se han visto beneficiadas con la llegada de estos libros, pues se robusteció la biblioteca y los docentes ahora cuentan con más recursos para dictar sus clases.

Sandra Carvajal, docente de la institución, asegura que “la colección nos ha servido mucho en todas las áreas porque los libros tienen un contenido muy interesante y muy bien preparado para que los chicos se sientan atraídos por ellos”.

Otra de las actividades que se realizan son las maratones de lectura, jornadas diarias de una hora en las que los estudiantes escogen el libro que quieran leer de las colecciones Semillas, realizan actividades de comprensión de lectura y cumplen con la meta de leerlo en 30 días. “Las maratones de lectura son todo un éxito, les entregamos a los niños de primaria un libro diario y a los de bachillerato uno semanal, y nos ha funcionado muy bien”, contó Diana Fajardo, docente del colegio Andrés Bello en Manizales. Gracias a esta iniciativa, los niños pasaron de uno a cinco libros leídos en el año.

Bibliotecas escolares

‘Pásate a la biblioteca escolar’ es otro de los proyectos que hacen parte del Plan Nacional de Lectura y Escritura, impulsado por el Ministerio de Educación, que capacita a los maestros para que puedan trabajar y convertir las bibliotecas escolares en espacios donde los estudiantes puedan acudir a leer y a reforzar sus conocimientos. Hasta ahora se han capacitado dos mil docentes de 400 colegios de jornada única.

“Es importante que nuestros estudiantes adquieran el hábito de leer porque los vuelve más competentes y los capacita para enfrentarse a grandes retos”, afirmó el docente Óscar Palacio, de la Institución Corazón de María, en Carmen de Atrato (Chocó).

Hasta el momento se han entregado más de 5 millones de libros, a los que han tenido acceso 7’058.906 estudiantes en todo el país, con una inversión de más de 48.000 millones de pesos.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.