El decálogo del 'meimportaunculista' / Voy y vuelvo

El decálogo del 'meimportaunculista' / Voy y vuelvo

No recoger el excremento de los perros, colarse en TransMilenio y otros errores de los ciudadanos.

notitle
07 de mayo 2016 , 06:07 p. m.

La palabra culo ha estado inmersa en nuestras vidas desde tiempos inmemoriales. Quizás hubo una época en que su pronunciación generaba reproche, indignación y hasta condena pública. Pero, no nos digamos mentiras: hoy todos solemos usar la palabreja a diario para salir de apuros y explicaciones de forma breve y contundente.

El culo tiene definiciones asépticas como las de la Real Academia de la Lengua, “la unión de las nalgas”; se ha prestado para construir frases jocosas, “a como come el mulo caga el culo”; amenazantes, “te voy a patear el culo” o provocadoras, “aprieta el culo que nos llegó la hora”.

La redondez de la palabra es un bálsamo que nos cae cuando queremos referirnos sin remilgos a las desdichas de la vida, “me fui de culo con la noticia”; para resaltar los atributos de una mujer, “tu culo, ruptura involuntaria de tu ser” o para hacer explícita una situación, “quedó como un culo”.

Hasta el propio García Márquez la usó en una de sus novelas y la hizo célebre, dicen, sin ser de él: “El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”. Y el derrotado técnico del Bayern Múnich, Pep Guardiola, la usó esta semana para referirse a su estilo de juego antes de la derrota frente al Atlético de Madrid: “Yo he tenido el gran culo de ganar muchos títulos”.

Hoy quiero apelar a la contundencia de esas cuatro letras para aludir a otra expresión muy popular entre nosotros: “me importa un culo”, que retrata a las maravillas a un buen número de ciudadanos de pésimo comportamiento y popularmente conocidos como los ‘meimportaunculistas’.

Son arrogantes, desafiantes y pendencieros. No aceptan consejos ni sugerencias. Y al menor llamado de atención, responden con voz altanera, salidos de casillas, abandonan su propio ser y terminan entregados al dios de la rabia y la indiferencia. ¿Conoce a alguno?

Tienen, eso sí, su propio decálogo, una especie de tabla de los diez mandamientos que aplican con una fe infinita. A saber:

1. El ‘meimportaunculista’ no recoge la caca del perro porque le importa un culo lo que haga su perro.

2. Estaciona en una avenida atestada de tráfico para sacar plata del cajero porque le importa un culo el trancón.

3. No usa el puente peatonal ni la cebra porque le importa un culo terminar estampillado contra el pavimento.

4. No usa la ciclorruta porque le importa un culo que lo arrolle una buseta o lo embista una volqueta.

5. Viola el pico y placa porque le importa un culo la autoridad.

6. Invade el espacio público porque le importan un culo los niños y viejos.

7. Se cuela en TransMilenio porque le importa un culo la vida.

8. Cuelga pendones, pega avisos y raya paredes porque le importa un culo la suciedad.

9. Parquea frente a una estación de TransMilenio porque le importa un culo ser o parecer un taxista.

10. Y hay ‘meimportaunculistas’ tan osados que, a pesar de su apatía, indolencia y desgano, tienen el cinismo de quejarse por como van las cosas en la ciudad. Si no me creen, revisen las redes sociales.

La lista puede seguir. Si lo desean agreguen más. Pero por muy incitador que parezca este ejercicio, lo cierto es que tales conductas, además de dejar como “nalgas unidas” a sus protagonistas, invitan a una reflexión profunda.

Y qué mejor que la que expresa el escritor Javier Cercas en su excelente texto ‘Teoría del culo’ y que él mismo atribuye a otro intelectual, Josep Pla, cuando dijo: “Cuanto más cerca está una civilización del culo, más lejos está de la cabeza”.

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor Jefe
erncor@eltiempo.com
En Twitter: @ernestocortes28

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.